Feeds:
Entradas
Comentarios

In 2015 my friend and colleague Yuri Demidenko told me that he wanted to know something about the use of a particular type of lithic tools, the Sagaidak-Muralovka-type microliths. This long name refers to small lithic elongated micro flakes with a marginally backed edge, which are typical from assemblages dated to the Last Glacial Maximum in Central and Eastern Europe. I met Yuri in the Max Planck Institute of Leipzig in 2008 or 2009, and since then we kept in contact and spoke about making some investigation together. The opportunity appeared when Yuri contacted Petr Škrdla for the study of a recently excavated assemblage found in the vicinity of Mohelno-Plevoce, in Moravia (Czech Republic). This collection has a great interest for Y. Demidenko, because it had similar features than the so-called Epi-Aurignacian from Ukraine and western Russia, whose origins and links with other coeval cultural complexes are of great interest for understanding the population dynamics of the Last Glacial Maximum in Eastern Europe. In Mohelno-Plevoce, for the first time this cultural complex (‘Epi-Aurignacian with Sagaidak-Muralovka-type microliths’) has been identified, and its position in central Europe opened diverse possibilities for contacts and relationships with eastern and western cultural complexes, for example the Aurignacian V. Also, the Mohelno-Plevoce site was of great interest because it was found in a region with a continuous gravettian occupation record that abruptly ended when the climatic conditions get worse. For me it was a good opportunity to see the technological behavior of pioneer populations entering into a new and unknown territory with the only help of few tools and their survival skills. Now the results of this joint research have been published on-line in the prestigious journal Comptes Rendus Palevol (Rios-Garaizar et al. 2019).

1-s2.0-S1631068318301416-gr1

Location map. Base cartography obtained from the European Environment Agency. Rivers and bathymetry obtained from Natural Earth. Alpine and LGM glacial sheets obtained from Becker et al., 2015.

The site of Mohelno-Plevovce has two clearly-separated occupation areas (KSA and KSB) dated to ca. 23.000 years ago, when the the ice sheet was located only 300 km north from the site. The two units corresponding with short human occupations are separated only by a 3–4-meter distance and no refitting between them has been made, suggesting that they were occupied at different times. Each area yielded a similar but distinct lithic assembalge characterized by a variable use of local (rock crystal and quartz- less than 1 km from the site) and imported (erratic flint- 150-200km to the northeast – and radiolarite- 250km to the southeast) raw materials. Interestingly the Stránská Skála Jurassic chert, situated 30 km far away and extensively used during the Early Upper Paleolithic was not used at all, suggesting that it was not accessible or simply that these pioneer populations didn’t know about its existence. The assemblages are characterized by the small size of artefacts and by the simplicity of the production system, which is orientated towards the serial production of elongated chips (no more than 1.5 cm long) and microblades, obtained from carinated atypical endscrapers and bladelet/microblade cores. This ‘micro-debitage’ was oriented towards the production of tiny ‘pseudo-Dufour’/’Sagaidak-Muralovka’-type microliths. Other tools represented are endscrapers, burins and splintered pieces. In addition, the bipolar anvil core technology was used to produce rock crystal and some erratic flint and radiolarite chips.

1-s2.0-S1631068318301416-gr3

Example of impact traces identified in a microlith from KSB.

In 2015 and 2016 I stayed for some weeks at the Institute of Archaeology of ASCR in Brno, and worked there with Yuri Demidenko and Petr Škrdla. We selected a sample of 124 pieces (4 pieces from KSA and 60 pieces from KSB) for the use-wear analysis. The assemblages were rather well preserved and different uses were identified. In both sites many microliths revealed fractures and damage caused by projectile impact. Also, in KSB the work of hide with abrasives is prevalent, while in KSA medium-hard organic materials are better represented, but this does not, however, necessarily represent actual differences in the activities carried out in both places. Most of the traces related with hide work in KSB appear in highly curated and recycled tools, and may represent activities that did not take place at Molheno-Plevoce, but somewhere off-site. On the other hand, the working of medium-hard organic materials KSA was probably carried out in situ.

1-s2.0-S1631068318301416-gr6

Top: carinated atypical endscraper used for hide scraping and mineral (ochre?) cutting; Middle: Carinated atypical endscraper used for hide scraping and hard mineral (ochre?) scraping; Bottom: endscraper recycled into splintered piece (two fragments) used for hide scraping and chiseling.

The use-wear analyses of the lithic assemblages from Mohelno-Plevovce have provided interesting information about the activities carried out within the two stone structures excavated there (KSA and KSB). In both loci the most represented task is rearming with microlithic armatures. However, there are differences between the two loci: in KSA bone and antler work has been identified, while in KSB hide scraping is more represented. Some of these activities probably were not carried out in situ because they represent earlier tasks done using heavily curated and recycled tools. These differences are also visible in other features of the lithic assemblages, for example in the use of imported erratic flint (KSA) versus the use of local rock-crystal (KSB). The characteristics of these two occupations — namely activities mostly related with re-gearing; the use of local lithic raw materials when transported tools and blanks are exhausted after a long use-life; the importance of microlith — composed tools; and the repeated short term occupations at the site — fit perfectly with the expected archaeological signature of pioneer populations entering in southern Moravia during the Last Glacial Maximum.

References:

Demidenko, Y.E., Škrdla, P., Rios-Garaizar, J., 2017. EpiAurignacian with Sagaidak-Muralovka-Type Microliths in the South of Eastern Europe and its European Perspectives. Археологія і давня історія України 24, 38–52.

Rios-Garaizar, J., Škrdla, P., Demidenko, Y.E., 2019. Use-wear analysis of the lithic assemblage from LGM Mohelno-Plevovce site (southern Moravia, Czech Republic). Comptes Rendus Palevol. https://doi.org/10.1016/J.CRPV.2018.11.002

Škrdla, P., Nejman, L., Bartík, J., Rychtaříková, T., Nikolajev, P., Eigner, J., Nývltová Fišáková, M., Novák, J., Polanská, M., 2016. Mohelno – A terminal Last Glacial Maximum industry with microlithic tools made on carenoidal blanks. Quaternary International 406, 184–194. https://doi.org/10.1016/j.quaint.2015.05.055

Hasta siempre Ilu

Ayer nos dejó mi querida amiga Iluminada Ortega Cordellat.

Ilu en la última campaña de Aranbaltza

Conocí a Ilu en el año 2000 cuando, en el inicio de mi tesis, comencé a colaborar con ella y con su mujer, Laurence Bourguingnon. Recuerdo una primera visita a Bergerac en la que pudimos ver los increíbles materiales auriñacienses de Barbas III, que publicamos años después. Desde ese primer encuentro tanto ella como Laurence me brindaron su más sincera amistad y cariño, y gracias a ellas aprendí mucho de lo que sé de tecnología lítica del Paleolítico Medio y Superior. A lo largo de los años Ilu y yo seguimos colaborando de manera muy intensa, primero estudiando distintos yacimientos de Bergerac como Vieux Coutets, Cantalouette II o Garris III, y desde 2014 en la codirección del proyecto de excavación de Aranbaltza. Nuestra amistad se forjó en innumerables visitas a Bergerac, sus visitas al País Vasco, las excavaciones, los congresos y alguna que otra fiesta.

Ilu era una persona vital, luchadora e idealista y una gran arqueóloga. Mucho de lo que sabemos hoy en día de la industria lítica Auriñaciense en el occidente de Europa se lo debemos a ella, aunque muchas veces esta contribución no ha sido suficientemente reconocida. Era también una gran arqueóloga de campo, con una gran intuición y una metodología depurada tras decenas de excavaciones programadas y de urgencia.

Resulta difícil en este momento resumir de manera apropiada lo que ha supuesto para mí su pérdida. Su marcha nos deja un gran vacío, y como pasa siempre tras una muerte prematura, se nos queda una sensación amarga en el corazón porque somos conscientes de la multitud de cosas que dejaremos de compartir y pelear con ella.

Hasta siempre amiga!!

A continuación reproduzco el texto que enviamos a Arkeoikuska 2017 y que acaba de salir publicado recientemente. Incluyo también la foto que adjuntamos al texto y que, por motivos de calidad, los editores de Arkeoikuska decidieron no incluir.

photo_2019-02-11_10-34-18.jpg

Portada de Arkeoikuska 2017

El hábitat neandertal en el valle de Alzolaras, yacimientos de Amalda y Amalda III (Zestoa). I Campaña

Dirección: Joseba Rios-Garaizar, Laura Sánchez-Romero
Financiación: Diputación Foral de Gipuzkoa

II. Resumen:
La primera campaña de excavación sobre el hábitat neandertal en el valle de Alzolaras ha tenido como objetivo revisar la secuencia estratigráfica del yacimiento de Amalda I, excavado por J. Altuna entre 1979 y 1984, así como comenzar con el estudio geomorfológico del valle. Los resultados obtenidos permiten precisar algunos aspectos de la estratigrafía que resultarán relevantes de cara a la interpretación de la formación de los niveles VII (Musteriense) y VI (Gravetiense) de la secuencia.

III. Texto:
La intervención arqueológica de 2017 se centró en uno de los márgenes dejados por la excavación de los años 80 (Banda G, cuadros 11-13). Se excavaron 200×50 cm, pudiéndose identificar varios niveles estratigráficos que han sido contrastados con la descripción estratigráfica dada por Altuna (Altuna, 1990). De esta forma, se ha identificado una secuencia con un nivel de gravas en la base (nivel 9), encima del cual se desarrolla un paquete limo-arcilloso estéril (nivel 8). Por encima de este nivel, se ha identificado otro de limos y arcillas (7b), con clastos de caliza a techo (7a), con material arqueológico (fauna e industria lítica tallada) que se puede adscribir al Musteriense. Por encima de esta unidad, se localiza otra en la que se ha identificado la sucesión de, al menos, dos eventos: uno en el que se han depositado limos y arcillas, y otro en el que predominan los cantos calizos (nivel 6) y donde se han recuperado restos de industria lítica y fauna del Paleolítico Superior inicial, probablemente Gravetiense. Además, se limpió la superficie del nivel 9 (revelada por la excavación de J. Altuna) y se unió con el sondeo profundo realizado en el cuadro F8. Este sondeo se vació y se limpiaron sus lados para poder observar la secuencia estratigráfica por debajo del nivel 9.

perfil_final_1

Reconstrucción fotogramétrica de la superficie de excavación (Foto Laura Sánchez Romero)

Al finalizar la excavación, se tomaron muestras de polen y de sedimento en el sector N de la zona excavada y en las secciones del nivel 16 de la terraza fluvial. En total, se realizaron dos columnas de polen (7 muestras): cinco muestras en la columna A (A0-A4), donde fueron muestreados los cinco niveles principales (6a, 6b, 7a, 7b y 8); y dos muestras en la columna B (B1-B2), siendo la muestra B1 del nivel 9 y la B2 del nivel 16. Estas muestras se ampliaron para obtener muestras de sedimento de los distintos niveles observados. Además de todas las muestras recogidas, se seleccionaron algunas calizas de la cavidad para analizar su composición y valorar la posibilidad de que el origen del sedimento de los niveles 6, 7 y 8 sea la disolución de la caliza. Durante esta intervención, se tomaron muestras de sedimento para datación por OSL del nivel 7 (sector S) y del nivel arcilloso (16) localizado sobre la primera terraza de cantos, en el sondeo de F8. Finalmente, se realizó un escaneo 3D de la cavidad, además de tomar fotografías del entorno exterior de la cueva mediante el uso de un drone pilotado.

Joseba Rios-Garaizar, Laura Sánchez-Romero, Theodoros Karampaglidis, Alfonso Benito-Calvo

Referencia:

Rios-Garaizar, J., Sánchez-Romero, L., Karampaglidis, T., Benito-Calvo, A., 2018. El hábitat neandertal en el valle de Alzolaras, yacimientos de Amalda y Amalda III (Zestoa). I Campaña. Yacimiento Paleolítico al aire libre. Arkeoikuska: Investigación arqueológica 2017, 404.

…< PARTE III

RETOS EN EL ESTUDIO DE LOS NEANDERTALES EN LOS PIRINEOS OCCIDENTALES

Es complejo resumir los retos y las necesidades que tenemos a la hora de mejorar nuestro conocimiento sobre los neandertales en la región. En primer lugar, pese a la relativa abundancia de yacimientos, carecemos de trabajos sistemáticos de presentación de los mismos, siendo los únicos yacimientos publicados con cierto detalle Amalda (Altuna et al., 1990) y Arlanpe (Rios-Garaizar et al., 2013). En segundo lugar, hay un importante déficit de yacimientos al aire libre, que se está paliando en parte con las excavaciones de Aranbaltza, pero es necesario ampliar la búsqueda de yacimientos a otros contextos ya que nos van a proporcionar una visión diferente del hábitat y de los modos de vida de los neandertales. Por otro lado, hay un déficit de un marco cronológico completo. Los nuevos intentos de datación de conjuntos mediante radiocarbono (14C) están poniendo de relieve la antigüedad de algunos niveles que hasta hace poco se consideraban muy recientes, por ejemplo los niveles más recientes de Arrillor (Wood et al., 2013). Sin embargo, más allá del límite del radiocarbono (aproximadamente 50 ka BP), apenas se han aplicado otros sistemas de datación. En los yacimientos de Baiona (Cologne et al., 2015) y en los de Aranbaltza (Barrika) se ha comenzado a usar la luminiscencia (OSL), en el yacimiento de Abauntz se intentó ESR sin demasiado éxito (Mazo et al., 2012), en Lezetxiki se han ido acumulando las incertidumbres acerca de su cronología (Falguères et al., 2005-2006; de la Rúa et al., 2016), y en varios yacimientos se han intentado dataciones de racemización de aminoácidos (AAR) con resultados muy variados (Torres et al., 2013). La ausencia de dataciones precisas está impidiendo avanzar en la comprensión de cuestiones fundamentales como el ritmo de los procesos de cambio cultural, la continuidad de las poblaciones, etc. El trabajo publicado en 2018 por Ana B. Marín-Arroyo y colegas ha venido a paliar en parte este déficit, sobre todo para los niveles más recientes del Paleolítico Medio, pero al mismo tiempo ha mostrado la dificultad para datar otros contextos más antiguos.

journal.pone.0194708.g002.PNG

Modelo bayesiano de dataciones de la transición del Paleolítico Medio al Superior en la región cantábrica (Marín-Arroyo et al. 2018)

Respecto a la contextualización ambiental, observamos también un déficit muy relevante, apenas hay estudios polínicos, de fitolitos, sedimentológicos o isotópicos que permitan evaluar las condiciones climáticas y ambientales en las que se desarrollaron las ocupaciones neandertales en nuestra región. Recientes trabajos liderados por Ana B. Marín-Arroyo están abriendo nuevas vías de investigación y de caracterización de los ambientes a los que se adaptaron estos grupos de neandertales (Jones et al. 2018).

Respecto a los estudios de materiales arqueológicos, hay que señalar la escasez de estudios tafonómicos de los restos de fauna que permitan evaluar la interacción entre humanos y carnívoros en el uso de los yacimientos, o la propia gestión de los recursos animales. De igual manera, apenas hay datos de estacionalidad, edad de muerte, etc. que permitan comprender las estrategias cinegéticas de los neandertales. Respecto a otro tipo de materiales, como por ejemplo la industria lítica o la industria ósea, hay avances mucho más significativos que incorporan estudios de materias primas, tecnología y huellas de uso (Mozota 2105, Rios-Garaizar 2017). Sin embargo, hay aún colecciones enteras y secuencias como las de Axlor o Arrillor que necesitan de publicaciones más detalladas que ayuden a comprender la evolución tecnológica de las sociedades neandertales del Pleistoceno superior. Otros aspectos, como el estudio de las estructuras de combustión o la organización espacial de los yacimientos, apenas han sido abordados, en parte por la ausencia de excavaciones en extensión. En definitiva, se puede decir que tenemos un conocimiento moderadamente bueno sobre la evolución y el desarrollo histórico de los neandertales en nuestra región, pero sigue siendo un problema de investigación abierto y atractivo, con muchos caminos por seguir y muchos temas en los que profundizar.

REFERENCIAS

Altuna, J. (1972). Fauna de mamíferos de los yacimientos prehistóricos de Guipúzcoa. Munibe, 24, 1-492.

Altuna Etxabe, J., Baldeón, A. y Mariezkurrena, K. (1990). La Cueva de Amalda (Zestoa, País Vasco). Ocupaciones Paleolíticas y Pospaleolíticas. Fundación Jose Miguel Barandiarán.

Arrizabalaga, A. (2004). Retorno a Lezetxiki (Arrasate, País Vasco): nuevas perspectivas de la Investigación. En: Geoarqueología y patrimonio en la Península Iberica y el entorno mediterráneo (Eds.: M. Santonja Gómez, A. Pérez González, M.J. Machado), 81-98. ADEMA, Almazán, España.

Arsuaga, J.L., Martínez, I., Arnold, L.J., Aranburu, A., Gracia-Téllez, A., Sharp, W.D., Quam, R.M., Falguères, C., Pantoja-Pérez, A., Bischoff, J., Poza-Rey, E., Parés, J.M., Carretero, J.M., Demuro, M., Lorenzo, C., Sala, N., Martinón-Torres, M., García, N., Alcázar de Velasco, A., Cuenca-Bescós, G., Gómez-Olivencia, A., Moreno, D., Pablos, A., Shen, C.-C., Rodríguez, L., Ortega, A.I., García, R., Bonmatí, A., Bermúdez de Castro, J.M. y Carbonell, E. (2014). Neandertal roots: Cranial and chronological evidence from Sima de los Huesos. Science, 344, 1358-1363.

Arsuaga, J.L., Carretero, J.-M., Lorenzo, C., Gómez-Olivencia, A., Pablos, A., Rodríguez, L., García-González, R., Bonmatí, A., Quam, R.M., Pantoja-Pérez, A., Martínez, I., Aranburu, A., Gracia-Téllez, A., Poza-Rey, E., Sala, N., García, N., Alcázar de Velasco, A., Cuenca-Bescós, G., Bermúdez de Castro, J.M. y Carbonell, E. (2015). Postcranial morphology of the middle Pleistocene humans from Sima de los Huesos, Spain. Proceedings of the National Academy of Sciences, 112, 11524-11529.

Bachellerie, F. (2011). Quelle unité pour le Châtelperronien? Apport de l’analyse taphonomique et techno-économique des industries lithiques de trois gisements aquitains de plein air : le Basté, Bidart (Pyrénées-Atlantiques) et Canaule II (Dordogne). Tesis Doctoral L’Université Bordeaux I, .

Bourguignon, L., Sellami, F., Deloze, V., Sellier-Segard, N., Beyries, S. y Emery-Barbier, E. (2002). L’Habitat Moustérien de La Folie (Poiters- Vienne): Synthèse des premiers resultats. Paléo, 14, 29-48.

Caron, F., d’Errico, F., Del Moral, P., Santos, F. y Zilhão, J. (2011). The Reality of Neandertal Symbolic Behavior at the Grotte du Renne, Arcy-sur-Cure, France. PLoS ONE, 6, e21545.

Carretero, J.M., Rodríguez, L., García-González, R., Arsuaga, J.L., Gómez-Olivencia, A., Lorenzo, C., Bonmatí, A., Gracia, A., Martínez, I. y Quam, R. (2012). Stature estimation from complete long bones in the Middle Pleistocene humans from the Sima de los Huesos, Sierra de Atapuerca (Spain). Journal of Human Evolution, 62, 242-255.

Castaños, P.M. (2005). Revisión actualizada de las faunas de macromamíferos del Würm antiguo en la Región Cantábrica, En: Neandertales cantábricos. Estado de la cuestión (Eds.: J.A. Lasheras y R. Montes). Monografías del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, 20, 201-207. Museo de Altamira, Santander.

Colonge, D., Claud, E., Deschamps, M., Fourloubey, C., Hernandez, M., Sellami, F., Anderson, L., Busseuil, N., Debenham, N., Garon, H. y O’Farrell, M. (2015). Preliminary results from new Palaeolithic open-air sites near Bayonne (south-western France). Quaternary International, 364, 109-125.

Rúa, C. de la, Altuna, J., Hervella, M., Kinsley, L. y Grün, R. (2016). Direct U-series analysis of the Lezetxiki humerus reveals a Middle Pleistocene age for human remains in the Basque Country (northern Iberia). Journal of Human Evolution, 93, 109-119.

Falguères, C., Yokoyama, Y. y Arrizabalaga, A. (2005-2006). La geocronología del yacimiento pleistocénico de Lezetxiki (Arrasate, País Vasco): crítica de las dataciones existentes y algunas nuevas aportaciones. Munibe (Antropologia-Arkeologia), 57, 93-106.

Fu, Q., Hajdinjak, M., Moldovan, O.T., Constantin, S., Mallick, S., Skoglund, P., Patterson, N., Rohland, N., Lazaridis, I., Nickel, B., Viola, B., Prufer, K., Meyer, M., Kelso, J., Reich, D. y Pääbo, S. (2015). An early modern human from Romania with a recent Neanderthal ancestor. Nature, 524, 216-219.

Gómez-Olivencia, A., Crevecoeur, I. y Balzeau, A. (2015). La Ferrassie 8 Neandertal child reloaded: New remains and re-assessment of the original collection. Journal of Human Evolution, 82, 107-126.

Gutiérrez-Zugasti, I., Rios-Garaizar, J., Marín-Arroyo, A.B., Rasines del Río, P., Maroto, J., Jones, J.R., Bailey, G.N. y Richards, M.P. (en prensa). A chrono-cultural reassessment of the levels VI-XIV from El Cuco rock-shelter: A new sequence for the Late Middle Paleolithic in the Cantabrian region (northern Iberia). Quaternary International.

Heyes, P.J., Anastasakis, K., de Jong, W., van Hoesel, A., Roebroeks, W. y Soressi, M. (2016). Selection and Use of Manganese Dioxide by Neanderthals. Scientific Reports, 6, 22159

Jaubert, J., Verheyden, S., Genty, D., Soulier, M., Cheng, H., Blamart, D., Burlet, C., Camus, H., Delaby, S., Deldicque, D., Edwards, R.L., Ferrier, C., Lacrampe-Cuyaubère, F., Lévêque, F., Maksud, F., Mora, P., Muth, X., Régnier, É., Rouzaud, J.-N. y Santos, F. (2016). Early Neanderthal constructions deep in Bruniquel Cave in southwestern France. Nature, 534, 111-114.

Jones, J.R., Richards, M.P., Straus, L.G., Reade, H., Altuna, J., Mariezkurrena, K., Marín-Arroyo, A.B., 2018. Changing environments during the Middle-Upper Palaeolithic transition in the eastern Cantabrian Region (Spain): direct evidence from stable isotope studies on ungulate bones. Scientific Reports 8, 14842. https://doi.org/10.1038/s41598-018-32493-0

Kozowyk, P.R.B., Soressi, M., Pomstra, D. y Langejans, G.H.J. (2017). Experimental methods for the Palaeolithic dry distillation of birch bark: implications for the origin and development of Neandertal adhesive technology. Scientific Reports, 7, 8033.

Lazuén, T. y Altuna, J. (2012). Organización tecnológica de las primeras sociedades neandertales del Cantábrico. Lectura de las industrias líticas y de la fauna de los niveles inferiores (V, VI y VII) de la cueva de Lezetxiki. Zephyrvs, 69, 41-74.

Lazuén, T. y González-Urquijo, J. (2015). Recycling in the Early Middle Paleolithic: The role of resharpening flakes assessed through techno-functional analysis. Quaternary International, 361, 229-237.

Marín-Arroyo, A.B., Rios-Garaizar, J., Straus, L.G., Jones, J.R., De la Rasilla, M., González Morales, M.R., Richards, M., Altuna, J., Mariezkurrena, K., Ocio, D., 2018. Correction: Chronological reassessment of the middle to upper paleolithic transition and early upper paleolithic cultures in cantabrian Spain (PLoS ONE (2018) 13:4 (e0194708) DOI: 10.1371/journal.pone.0194708). PLoS ONE 13. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0199954

Mazo Pérez, C., Utrilla Miranda, M. del P., Blasco, M.F., Mandado Collado, J.M.A., Torres, T. de, Ortiz Menéndez, J.E. y Rink, J. (2012). El nivel musteriense de la cueva de Abauntz (Arraitz, Navarra) y su aportación al debate “Vasconiense”. Mainake, 33, 187-214.

Mellars, P. (1995). The Neanderthal Legacy. An Archaeological Perspective from Western Europe. Princeton University Press, Princeton.

Mozota Holgueras, M. (2009). El utillaje óseo musteriense del nivel “D” de Axlor (Dima, Vizcaya): análisis de la cadena operativa. Trabajos de Prehistoria, 66, 28-46.

Jones, J.R., Richards, M.P., Straus, L.G., Reade, H., Altuna, J., Mariezkurrena, K., Marín-Arroyo, A.B., 2018. Changing environments during the Middle-Upper Palaeolithic transition in the eastern Cantabrian Region (Spain): direct evidence from stable isotope studies on ungulate bones. Scientific Reports 8, 14842. https://doi.org/10.1038/s41598-018-32493-0

Prüfer, K., Racimo, F., Patterson, N., Jay, F., Sankararaman, S., Sawyer, S., Heinze, A., Renaud, G., Sudmant, P.H., de Filippo, C., Li, H., Mallick, S., Dannemann, M., Fu, Q., Kircher, M., Kuhlwilm, M., Lachmann, M., Meyer, M., Ongyerth, M., Siebauer, M., Theunert, C., Tandon, A., Moorjani, P., Pickrell, J., Mullikin, J.C., Vohr, S.H., Green, R.E., Hellmann, I., Johnson, P.L.F., Blanche, H., Cann, H., Kitzman, J.O., Shendure, J., Eichler, E.E., Lein, E.S., Bakken, T.E., Golovanova, L. V, Doronichev, V.B., Shunkov, M. V, Derevianko, A.P., Viola, B., Slatkin, M., Reich, D., Kelso, J., Pääbo, S. (2013). The complete genome sequence of a Neanderthal from the Altai Mountains. Nature, 505, 43-49.

Ready, E. (2013). Neandertal foraging during the late Mousterian in the Pyrenees: new insights based on faunal remains from Gatzarria Cave. Journal of Archaeological Science, 40, 1568-1578.

Rendu, W., Beauval, C., Crevecoeur, I., Bayle, P., Balzeau, A., Bismuth, T., Bourguignon, L., Delfour, G., Faivre, J.-P., Lacrampe-Cuyaubère, F., Tavormina, C., Todisco, D., Turq, A. y Maureille, B. (2014). Evidence supporting an intentional Neandertal burial at La Chapelle-aux-Saints. Proceedings of the National Academy of Sciences, 111, 81-86.

Rios-Garaizar, J. (2005). Características de la producción lítica al final del Paleolítico Medio en el País Vasco. El caso del nivel B de Axlor (Dima, Bizkaia). En: Neandertales cantábricos. Estado de la cuestión (Eds.: R. Montes Barquín, J.A. Lasheras Corruchaga). Monografías Del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, 20, 333-348. Museo de Altamira, Santander.

Rios-Garaizar, J. (2012a). Técnicas de caza en el Paleolítico Medio del País Vasco. Isturitz. Cuadernos de Sección. Prehistoria-Arqueologia, 12, 7-37.

Rios-Garaizar, J. (2012b). Industria lítica y sociedad en la Transición del Paleolítico Medio al Superior en torno al Golfo de Bizkaia. PUbliCan – Ediciones de la Universidad de Cantabria, Santander.

Rios-Garaizar, J. (2013). Industria lítica de los niveles del Paleolítico medio antiguo y Paleolítico superior de la cueva de Arlanpe (Lemoa, Bizkaia). En: La cueva de Arlanpe (Lemoa): Ocupaciones humanas desde el Paleolítico Medio Antiguo hasta la Prehistoria Reciente (Eds.: J. Rios-Garaizar, D. Garate Maidagan, A. Gómez-Olivencia), 177-253. Bizkaiko Foru Aldundia, Bilbao.

Rios-Garaizar, J. (2016). Early Middle Palaeolithic occupations at Ventalaperra cave (Cantabrian Region, Northern Iberian Peninsula). Journal of Lithic Studies, 3, 161-183.

Rios-Garaizar, J. (2017). A new chronological and technological synthesis for Late Middle Paleolithic of the Eastern Cantabrian Region. Quaternary International, 433, 50-63.

Rios-Garaizar, J., Garate Maidagan, D., 2012. Evaluación de la excavación arqueológica del yacimiento de Askondo (Mañaria, Bizkaia). En: La Cueva de Askondo (Mañaria, Bizkaia). Arte Parietal y Ocupación Humana Durante La Prehistoria (Eds.: D. Garate Maidagan, J. Rios-Garaizar), Kobie (serie BAI), 2, 89-98. Diputación Foral de Bizkaia, Bilbao.

Rios-Garaizar, J., Arrizabalaga, Á. y Villaluenga, A. (2012a). Haltes de chasse du Châtelperronien de la Péninsule Ibérique. Labeko Koba et Ekain (Pays Basque Péninsulaire). L’Anthropologie, 116, 532-549.

Ríos Garaizar, J., Libano Silvente, I. y Garate Maidagan, D. (2012b). El yacimiento chatelperroniense al aire libre de Aranbaltza (Barrika, Euskadi). Munibe (Antropologia-Arkeologia), 63, 81-92.

Rios-Garaizar, J., Garate Maidagan, D., Gómez-Olivencia, A. (editores) (2013). La cueva de Arlanpe (Lemoa). Ocupaciones humanas desde el Paleolítico Medio Antiguo hasta la Prehistoria Reciente. Kobie (serie BAI), 3. Diputación Foral de Bizkaia, Bilbao.

Rios-Garaizar, J., Garate Maidagan, D., Gómez-Olivencia, A., Iriarte, E., Arceredillo-Alonso, D., Iriarte-Chiapusso, M.J., Garcia-Ibaibarriaga, N., García-Moreno, A., Gutierrez-Zugasti, I., Torres, T., Aranburu, A., Arriolabengoa, M., Bailón, S., Murelaga, X., Ordiales, A., Ortiz, J.E., Rofes, J. y San Pedro, Z. (2015a). Short-term Neandertal occupations in the late Middle Pleistocene of Arlanpe (Lemoa, northern Iberian Peninsula). Comptes Rendus Palevol, 14, 233-244.

Rios-Garaizar, J., Eixea, A. y Villaverde, V. (2015b). Ramification of lithic production and the search of small tools in Iberian Peninsula Middle Paleolithic. Quaternary International, 361, 188-199.

Rios-Garaizar, J. y García-Moreno, A. (2015). Middle Paleolithic Mobility Patterns and Settlement System Variability in the Eastern Cantabrian Region (Iberian Peninsula): A GIS-Based Resource Patching Model. En: Settlement Dynamics of the Middle Paleolithic and Middle Stone Age Vol. 4. (Eds. N.J. Conard, A. Delagnes), 329-360. Kerns Verlag, Tübingen.

Rios-Garaizar, J., López-Bultó, O., Iriarte, E., Pérez-Garrido, C., Piqué, R., Aranburu, A., Iriarte-Chiapusso, M.J., Ortega-Cordellat, I., Bourguignon, L., Garate, D., Libano, I., 2018. A Middle Palaeolithic wooden digging stick from Aranbaltza III, Spain. PLOS ONE 13, e0195044. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0195044

Roebroeks, W. y Villa, P. (2011). On the earliest evidence for habitual use of fire in Europe. Proceedings of the National Academy of Sciences, 108, 5209-5214.

Sáenz de Buruaga, A. (2014). Cueva de Arrillor (Araba, País Vasco): notas de su evolución climática e industrial durante el Pleistoceno superior. En: Los Cazadores Recolectores Del Pleistoceno y Del Holoceno En Iberia Y El Estrecho de Gibraltar (Eds.: R. Sala Ramos), 141-147. Universidad de Burgos, Burgos.

Soressi, M., McPherron, S.P., Lenoir, M., Dogandžić, T., Goldberg, P., Jacobs, Z., Maigrot, Y., Martisius, N.L., Miller, C.E., Rendu, W., Richards, M., Skinner, M.M., Steele, T.E., Talamo, S., Texier, J.-P., 2013. Neandertals made the first specialized bone tools in Europe. Proceedings of the National Academy of Sciences, 110, 14186-14190.

Torres Pérez-Hidalgo, T., Ortiz Menéndez, J.E. y Sánchez-Palencia, Y. (2013). Dataciones por racemización en la Cueva de Arlanpe (Lemoa, Bizkaia). En: La Cueva de Arlanpe (Lemoa): Ocupaciones Humanas Desde El Paleolítico Medio Antiguo Hasta La Prehistoria Reciente. (Eds.: J. Rios-Garaizar, D. Garate Maidagan, A. Gómez-Olivencia). Kobie (serie BAI), 3, 49-54. Diputación Foral de Bizkaia, Bilbao.

Vallverdú, J., Allué, E., Bischoff, J.L., Cáceres, I., Carbonell, E., Cebrià, A., García-Antón, D., Huguet, R., Ibáñez, N., Martínez, K., Pastó, I., Rosell, J., Saladié, P. y Vaquero, M. (2005). Short human occupations in the Middle Palaeolithic level i of the Abric Romaní rock-shelter (Capellades, Barcelona, Spain). Journal of Human Evolution, 48, 157–174.

…< PARTE I

LOS NEANDERTALES EN LOS PIRINEOS OCCIDENTALES

El registro arqueológico de la presencia de neandertales en Euskal Herria es amplio y abarca desde las ocupaciones máas antiguas de yacimientos, como Lezetxiki (Arrasate, Gipuzkoa) o Arlanpe (Lemoa, Bizkaia), hasta las más recientes, correspondientes ya al Chatelperroniense, de yacimientos como Le Basté (Baiona, Lapurdi), Gatzarria (Ozaze-Zühara, Zuberoa), Labeko Koba (Arrasate, Gipuzkoa), Ekain (Zestoa, Gipuzkoa) o Aranbaltza (Barrika, Bizkaia). Estos yacimientos se han localizado fundamentalmente en cuevas, algunas como Axlor (Dima, Bizkaia), Arrillor (Zigoitia, Araba) y Lezetxiki con largas secuencias (Rios-Garaizar 2017), otras con registros más limitados como Amalda (Zestoa, Gipuzkoa), y finalmente hay algunos escasos yacimientos al aire libre en los alrededores de Baiona, en Barrika, en Urbasa y en el Condado de Treviño.

Figure 1.png

Mapa con los principales yacimientos del Paleolítico medio de los Pirineos Occidentales (Rios-Garaizar, 2017)

Existen varios sesgos en el registro arqueo-paleontológico a la hora de entender a los Neandertales que habitaron los Pirineos occidentales. En primer lugar, existe un importante sesgo hacia yacimientos en cueva. Apenas existen yacimientos del Paleolítico medio al aire libre en esta región y ninguno de ellos preserva restos de fauna. Otro sesgo existente está relacionado con el clima. Salvo durante el MIS5 en el que el nivel del mar estaba ligeramente por encima del actual, durante gran parte del MIS4 y MIS3 el nivel del mar estaba 50-60 metros por debajo del nivel del mar actual debido a la acumulación de agua en forma de hielo. Esto implica que en el Cantábrico existió una franja de unos 5 km al lado de la costa en la que cualquier evidencia de actividad por parte de los Neandertales se encuentra hoy bajo el agua. Los interesantes registros recuperados en el yacimiento de El Cuco (Castro Urdiales, Cantabria) sugieren que puede haber un comportamiento particular de los neandertales en las zonas costeras, incluyendo el consumo de moluscos (Gutierrez-Zugasti et al., 2018). Una novedad muy relevante se ha obtenido en los niveles Quina del yacimiento de Axlor, en los que se ha identificado el consumo de carnívoros y de aves para carne, pieles y posiblemente plumas (Gómez-Olivencia et al. 2018).

Blog 1

Restos de aves con huellas de corte del yacimiento de Axlor (Gómez-Olivencia et al. 2018)

Algunas de las primeras evidencias de los neandertales en los Pirineos Occidentales las tendríamos en los niveles inferiores de Lezetxiki (Arrizabalaga, 2004; Lazuén y Altuna, 2012), en los niveles del conjunto SQ3 de la cueva de Arlanpe (Rios-Garaizar et al., 2015a) y probablemente en el nivel III de Venta La Perra (Karrantza, Bizkaia) (Rios-Garaizar, 2016), que datarían de finales del Pleistoceno medio. Estos yacimientos representan a poblaciones reducidas que viven en un ambiente muy cambiante y que compiten con distintas especies de carnívoros. Su implantación en el territorio es escasa y los yacimientos antes mencionados reflejan un uso puntual de las cuevas. Probablemente el hábitat principal de estas poblaciones se encontraba fuera de las cuevas, aunque apenas hay evidencias de ocupaciones humanas al aire libre que daten del Pleistoceno medio. Resulta interesante anotar que desde un punto de vista tecnológico estos grupos muestran un desarrollo muy avanzado de la técnica Levallois y posiblemente de la técnica laminar, aunque mantienen útiles propios de épocas anteriores, como bifaces o hendedores (Rios-Garaizar, 2013). Sin embargo, no presentan evidencias claras del uso del fuego ni, de utillaje fabricado en hueso que serán características de épocas posteriores.

Las evidencias de los primeros momentos del Pleistoceno superior son escasas, aunque la ausencia de un marco cronológico preciso puede estar enmascarando la existencia de yacimientos de ca. 80-60 ka (MIS4) en la región. Algunas de las escasas evidencias hay que buscarlas en sitios como Askondo (Mañaria, Bizkaia) (Rios-Garaizar y Garate Maidagan, 2012), tal vez en el nivel V de Lezetxiki (Falguères et al., 2005), y en la base de la secuencia de Axlor (Lazuén y González-Urquijo, 2015), y tal vez en yacimientos al aire libre de los alrededores de Baiona (Cologne et al., 2015). Recientemente distintos niveles de Aranbatza (Barrika, Bizkaia) se han podido datar en este momento del final del Pleistoceno medio e inicios del superior, incluyendo niveles con utensilios de madera conservados (Rios-Garaizar et al. 2018).

Figura Macro

Utensilio de madera de Aranbaltza (Rios-Garaizar et al. 2018)

Sin embargo, el grueso de las evidencias disponibles parecen datar del MIS3. Es interesante anotar que, en un relativamente corto espacio de tiempo que va desde ca. 60-40 ka, el comportamiento de los neandertales sufre variaciones sustanciales que se evidencian a la perfección en la secuencia de Axlor (Rios-Garaizar, 2017). En este yacimiento, en los niveles inferiores de la secuencia del abrigo se registra un comportamiento centrado en la caza del ciervo, con una tecnología basada en una estrategia de producción de tipo Llevallois, incluyendo la fabricación de micro lascas (Rios-Garaizar et al., 2015b). En este nivel, al igual que en algunos niveles de Arrillor (Sáenz de Buruaga, 2014), por ejemplo el Amk, se observa un uso repetido del fuego, llegando a documentarse una importante sucesión de hogares. En estos niveles, especialmente en el nivel N de Axlor, se documentan puntas musterienses con huellas de impacto usadas para cazar (Rios-Garaizar, 2012a). Todos estos elementos que indican un comportamiento complejo y una ocupación estable del yacimiento. En contraste con estos niveles, los de la parte alta de la secuencia muestran un comportamiento tecnológico muy diferente, con una estrategia de producción de útiles de tipo Quina centrada en el reavivado de raederas espesas y en el reciclaje de las lascas de reavivado generadas (Rios-Garaizar, 2005). En estos niveles la presencia de útiles de hueso es muy abundante, con un amplio registro de retocadores de hueso (Mozota Holgueras, 2009). Sin embargo, ninguno de estos niveles registra evidencias significativas de uso del fuego y las actividades de subsistencia, centradas en el consumo de una gran variedad de herbívoros, sugieren un hábitat menos estable.

Screenshot from 2019-02-04 09-42-52

1. Bifaz sobre lasca en lutita (Arlanpe, SQ3); 2-4 Productos microlevallois (Axlor, nivel VIII); 5 Lasca de lutita (Axlor, VIII); 6-10 Raederas Quina y lascas de reavivado Quina (Axlor, nivel B); 11 Retocador en hueso (Axlor, niveles superiores); 11-12 Puntas musterienses (Axlor, nivel N); 13-15 Puntas de  Chatelperrón (Aranbaltza). Salvo que se exprese lo contrario todas las piezas realizadas en sílex.

El número de fósiles neandertales es reducido y se limita a tres yacimientos: Lezetxiki, Axlor y Arrillor. En el caso de Lezetxiki, los restos encontrados corresponden a dos cronologías muy diferentes: un húmero completo ha sido recuperado en los niveles inferiores de la secuencia (Basabe, 1966) y ha sido datado en un mínimo de 164 ± 9 ka BP (de la Rúa et al., 2016). Por otro lado, en la base del nivel III, datada en fechas posteriores a 50 ka BP, se recuperaron dos restos dentales atribuidos a esta especie. De una cronología similar son los restos dentales recuperados en el nivel III de Axlor y el único diente de leche recuperado en Arrillor (Basabe, 1973; Bermúdez de Castro y Sáenz de Buruaga, 1999).

Respecto a su dieta, la evidencia de la que disponemos en los Pirineos occidentales se limita a los restos faunísticos consumidos por estas poblaciones y que han sido encontrados en los yacimientos en cueva o en abrigos rocosos (Altuna, 1972; Castaños, 2005). Existen diferencias geográficas en las preferencias cinegéticas de estas poblaciones, que pueden ser debidas a diferencias ecológicas de los lugares donde se emplazan estos yacimientos, aunque también se ha propuesto que estas diferencias puedan tener un origen cultural (Rios-Garaizar y García Moreno, 2015). Por ejemplo, en el nivel musteriense Cj de Gatzarria el ciervo constituye más del 70% de los restos de fauna identificados (Ready, 2013), mientras que en el caso de Venta Laperra es la cabra montés el animal que presenta ese porcentaje (Castaños, 2005). Además, en algunos yacimientos parecen existir diferencias diacrónicas en los porcentajes de fauna consumidos por los Neandertales, como por ejemplo en Axlor y en Arrillor (Altuna, 1972; Barandiaran, 1980; Castaños, 2005). En el caso de Arrillor, el nivel Smk-I (Musteriense con técnica Levallois) presenta porcentajes similares de restos de cabra montés, de gran bóvido y de ciervo, mientras que el nivel Lmc (Musteriense evolucionado) presenta un porcentaje de ciervo superior al 75% y algo de rebeco (ca. 12%). En el caso de Axlor, de una preponderancia del ciervo en los niveles inferiores se pasa a porcentajes similares de cabra montés, de gran bóvido y de ciervo, con una presencia significativa de caballo. De momento, se dispone de poca información para evaluar el impacto de los cambios ecológicos y culturales en esta variabilidad, aunque cabe señalar que en el caso de Axlor, existen diferencias claras respecto a la gestión de la industria lítica, así como en la intensidad de las ocupaciones de este yacimiento (Rios-Garaizar, 2012b). De gran interés van a resultar los futuros estudios que se puedan hacer sobre la dieta de los neandertales, bien mediante el análisis directo de restos de neandertales o bien mediante la investigación de otras evidencias menos valoradas, como animales pequeños, peces y moluscos o frutos y vegetales. Los recientes análisis de la vecina cueva de El Cuco, localizada en Castro Urdiales, sugieren que el consumo de moluscos pudo jugar un papel en la subsistencia de los neandertales, algo que se ha podido observar también, aunque de manera mucho más modesta, en yacimientos como Amalda o Zerratu (Gutiérrez-Zugasti et al., 2018).

P3091868.JPG

Restos de lapas del nivel X de El Cuco (foto Joseba Rios Garaizar, fondo MUPAC)

Otras evidencias del comportamiento de los neandertales provienen de las estrategias de ocupación del territorio. Los datos acerca de la adquisición y gestión de las materias primas líticas sugieren que los neandertales eran capaces de gestionar territorios muy amplios, que incluyen desde las Landas, hasta Urbasa, Treviño o la zona de Uribe Kosta (Rios-Garaizar, 2012b). Es interesante observar cómo en los niveles más antiguos parece que hay una dependencia más directa de las rocas locales, no siempre de muy buena calidad, mientras que en los niveles más recientes, por ejemplo en la parte alta de la secuencia de Axlor, el uso de materias locales es anecdótico. Sin embargo, en los últimos niveles del Paleolítico Medio, en Arrillor, Axlor y Amalda, parece que hay una vuelta al uso más intenso de rocas locales en combinación siempre con útiles de sílex importados desde otros yacimientos.

Es interesante detenerse mínimamente en explicar el epílogo de los neandertales en este territorio. A diferencia de lo que puede ocurrir en otras regiones de Francia, como la Dordoña, el Chatelperroniense en los Pirineos occidentales no parece tener un arraigo en los tecnocomplejos previos, de tal manera que su presencia parece intrusiva en la región. Esto parece representar la llegada de grupos de neandertales a un territorio probablemente ya deshabitado. Las dataciones de los niveles más recientes del Musteriense, obtenidas en el yacimiento de Amalda (Marín-Arroyo et al. 2018) apenas muestran solapamiento con las más antiguas del Chatelperroniense, obtenidas en Labeko Koba (Maroto et al. 2012), lo que refuerza esta idea. La implantación de los neandertales con tecnología chatelperroniense en el territorio es muy diferente a la del Musteriense, en este caso las ocupaciones en cueva son cortas y parecen funcional como altos de caza (Rios-Garaizar et al., 2012a), mientras que el hábitat principal tiene lugar al aire libre (Rios-Garaizar et al., 2012b; Bachellerie, 2011). Curiosamente, estos grupos de neandertales ocupan territorios muy semejantes a los previos, pero el uso de materias primas líticas locales es muy escaso.

REFERENCIA:

Rios-Garaizar, J., Gómez-Olivencia, A. 2018. Una humanidad extinta: los Neandertales en los Pirineos occidentales. En: Badiola, A., Gómez-Olivencia, A., Pereda Suberbiola, X. (Editores). Registro fósil de los Pirineos occidentales. Bienes de interés paleontológico y geológico. Proyección social. Vitoria-Gasteiz, Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco-Eusko Jaurlaritzaren Argitalpen Zerbitzu Nagusia, pp. 213-218.

El Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco publicó el año pasado un libro de alta divulgación científica editado por A. Badiola, A. Gómez-Olivencia y X. Pereda, del Departamento de Estratigrafía y Paleontología de la Universidad del País Vasco. En este volumen colaboro en dos entradas, una sobre el yacimiento de Koskobilo, sobre el que os hablé ya con más detenimiento en esta entrada; y en otra, que escribo a dos manos junto a Asier Gómez-Olivencia en la que hablamos sobre los neandertales. El libro incluye otros muchos apartados sobre geología, paleontología y arqueología, siendo destacable el apartado que escribe Diego Garate sobre arte rupestre. El libro, aunque no es de descarga directa, puede adquirirse por el módico precio de 14€ en este enlace.

81XfGG0S8RL.jpg

Con este post empiezo una serie de 3 en los que voy a reproducir de manera casi íntegra el contenido de este capítulo que dividimos en tres partes, una para explicar lo que sabemos sobre los neandertales a nivel general, otra para los neandertales en partícular en el área de los Pirineos occidentales, y otra para explicar cuáles son los retos en el estudio de esta especie. Este capítulo se escribió en Noviembre de 2017, y como en 2018 nuestro equipo de investigación estuvo especialmente activo he modificado algo el contenido para exponer los últimos avances realizados en Aranbaltza y Axlor, así como las últimas dataciones publicadas.

LOS NEANDERTALES
Los neandertales, son una especie humana fósil que habitó Europa, Próximo Oriente y parte de Asia desde hace aproximadamente 200 ka BP hasta su extinción hace unos 30-40 ka BP. Eran cazadores-recolectores, que habitaron en distintos biotopos durante las distintas fases climáticas que se sucedieron durante el Pleistoceno. El poblamiento en la península ibérica parece más o menos continuo a lo largo de este tiempo, siendo éste uno de los lugares de Europa donde sobrevivieron más tiempo, tal vez hasta ca. 35 ka BP.

maxresdefault.jpg

Los neandertales presentan numerosas diferencias a nivel anatómico cuando son comparados a los humanos modernos, que llegan incluso a los huesecillos del oído (Gómez-Olivencia et al., 2015). Esas diferencias no impidieron que se cruzasen con los humanos modernos, probablemente en Próximo Oriente hace unos 100 ka y posteriormente en momentos más recientes, tal y como ha revelado el genoma de un fósil de humano moderno localizado en la cueva rumana de Pestera cu Oase (Fu et al., 2015). El resultado de estos cruces es que aproximadamente un 2-4% del genoma de los humanos modernos, salvo poblaciones subsaharianas, tiene un origen neandertal (Prüfer et al., 2013).

Los orígenes de los neandertales hay que buscarlos en las poblaciones europeas de mediados del Pleistoceno Medio (aproximadamente 400-500 ka BP). La Sima de los Huesos (~430 ka BP) proporciona la primera evidencia inequívoca del linaje neandertal. En este yacimiento se han recuperado más de 6.000 restos humanos pertenecientes a un mínimo de 28 individuos de ambos sexos, principalmente adolescentes y adultos jóvenes. El esqueleto de estos humanos del Pleistoceno medio muestra solo algunas características derivadas de los neandertales (Arsuaga et al., 2014, 2015). Los neandertales serían descendientes de este tipo de poblaciones, con algunos cambios anatómicos. Estos cambios incluyen una mayor encefalización, una ligera disminución de la estatura por tener las tibias ligeramente más cortas (Carretero et al., 2012), y una menor anchura de la pelvis, aunque todavía superior a la que presenta nuestra especie (Arsuaga et al., 2015).

Aunque tradicionalmente los neandertales se han interpretado como poblaciones con escasa capacidad de adaptación y con un comportamiento cultural muy monótono (Mellars, 1995), las investigaciones de las últimas décadas nos muestran un panorama muy diferente. Los nuevos análisis muestran la gran variabilidad, riqueza y complejidad de sus comportamientos con respecto a la producción de herramientas líticas. Además, en los últimos años se ha demostrado la relevancia de otros tipos de útiles, por ejemplo los fabricados en hueso, que hasta hace pocos años parecían exclusivos de los humanos modernos (Soressi et al., 2013). En otras cuestiones como las actividades de subsistencia, los modos de ocupación del paisaje o la organización de los espacios de hábitat (Bourguignon et al., 2002; Vallverdú et al., 2005) se ha observado también una variabilidad mayor de la esperada, reflejo de la gran flexibilidad de comportamientos de esta especie. Por otro lado, en los últimos años se han realizado interesantes descubrimientos sobre desarrollos tecnológicos particulares, como la producción de pegamentos (Kozowyk et al., 2017) o de pigmentos (Heyes et al., 2016), que nos revelan unas poblaciones imaginativas, capaces de manipular de manera compleja distintos materiales para producir nuevos tipos de objetos, como -por ejemplo- lanzas con puntas de piedra. Algo semejante se plantea también con la generalización del uso del fuego como sistema de adaptación, de transformación tecnológica y de socialización de las sociedades neandertales (Roebroeks y Villa, 2011). Respecto a la existencia de un comportamiento simbólico o abstracto complejo las evidencias son más discutidas, aunque se han mencionado distintas piezas líticas y óseas grabadas con una intención simbólica. Ya en el Chatelperroniense es evidente que los neandertales fabrican y visten objetos de adorno, como colgantes, con una clara intención simbólica (Caron et al., 2011). Un caso muy particular de comportamiento simbólico complejo está representado en una estructura circular realizada con estalactitas localizada en el interior de la cueva de Bruniquel (Jaubert et al., 2016), y que probablemente tuvo un uso de naturaleza simbólica. En relación con el comportamiento mortuorio se han descrito situaciones muy variadas, con evidencias tanto de enterramientos (Rendu et al., 2014) como de canibalismo (Rougier et al., 2016).

Aunque esta especie se vincula esencialmente al llamado Paleolítico Medio, un conjunto de tecnocomplejos que se desarrollan a partir de hace unos 300 ka BP y que se caracterizan, entre otras cosas, por un utillaje lítico basado en la fabricación de lascas. Curiosamente, los neandertales fueron también artífices del Chatelperroniense, un tecnocomplejo del Paleolítico Superior, caracterizado por la fabricación de puntas a partir de láminas y que aparece en Francia y en el norte de la península ibérica.

REFERENCIA

Rios-Garaizar, J., Gómez-Olivencia, A. 2018. Una humanidad extinta: los Neandertales en los Pirineos occidentales. En: Badiola, A., Gómez-Olibibliografíavencia, A., Pereda Suberbiola, X. (Editores). Registro fósil de los Pirineos occidentales. Bienes de interés paleontológico y geológico. Proyección social. Vitoria-Gasteiz, Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco-Eusko Jaurlaritzaren Argitalpen Zerbitzu Nagusia, pp. 213-218.

Nota: en el último post de la serie añadiré las referencias utilizadas

El pasado 19 de septiembre tuve el placer de dar una conferencia en el Arkeologi Museoa de Bilbao acerca de los primeros pobladores de los territorios vascos. En ella planteé algunas cuestiones que me han estado rondando los últimos años, especialmente a raíz de las excavaciones de Arlanpe y Aranbaltza, dos de los pocos sitios que contienen registro arqueológico de finales del Pleistoceno medio en la región cantábrica.

El planteamiento de partida de la conferencia fue que, a diferencia de lo que ocurre en otros muchos lugares de Europa Occidental, en la región cantábrica no hay evidencias sólidas de un poblamiento humano anterior a 300.000 años.

En las conclusiones de la conferencia planteamos que, aunque las evidencias más sólidas de presencia humana de la región cantábrica no tienen más de 300.000 años, es muy probable que haya un poblamiento más antiguo que aún no conocemos de manera precisa. Siendo esto así, podemos plantear que los primeros grupos humanos que ocuparon de manera intensa esta región fueron los neandertales, y curiosamente hay muchas más evidencias del Paleolítico Medio antiguo, que estaría representado en Arlanpe, Aranbaltza, Mendieta, Lezetxiki, etc. Lo que está claro es que hay que redoblar los esfuerzos por localizar yacimientos más antiguos, sobre todo desde que, tras el estudio de Punta Lucero, hemos evidenciado que hay contextos de inicios del Pleistoceno medio conservados en la región cantábrica.

Os dejo el enlace al pdf de la presentación. He tenido que eliminar algunas diapositivas de Aranbaltza porque avanzaban información que aún estamos elaborando para su publicación.

https://drive.google.com/file/d/1MMUHNuADdRyDeQ6oywdjULQXjuZ6LTnB/view?usp=drivesdk