Feeds:
Entradas
Comentarios

Herramientas localizadas en el yacimiento al aire libre de Aranbaltza II ofrecen pistas acerca del proceso de extinción de los Neandertales en la Península Ibérica.


La arqueología es una disciplina dura, que exige una gran inversión de tiempo y energía para poder obtener resultados que sean relevantes para abordar las cuestiones que nos preocupan del pasado más remoto de la humanidad. Pocas veces tenemos la posibilidad de impactar realmente sobre alguna de estas cuestiones, y cuando esto sucede, es motivo de gran satisfacción. Este es el caso del estudio que acabamos de publicar en la revista PLOS ONE «The intrusive nature of the Châtelperronian in the Iberian Peninsula».

Portada del artículo.

Una de las cuestiones sobre las que más se ha escrito y discutido en arqueología paleolítica en los últimos 30 años es el proceso de desaparición de los Neandertales y la llegada de los Humanos Modernos a Europa. Este proceso, a veces denominado Transición del Paleolítico Medio al Superior, es especialmente complejo ya une a poblaciones de Neandertales con tecnología del Paleolítico Medio, a poblaciones de Humanos Modernos con tecnología del Paleolítico Superior que van ocupando Europa desde el Este, y otras poblaciones de Neandertales con tecnología del Paleolítico Superior (industrias transicionales) que según distintos autores pudieron haber desarrollado ellos mismos sin influencia externa, o por influencia de los Humanos Modernos, o por aculturación de los humanos modernos. Hay autores que incluso dudan que estas industrias, concretamente el Chatelperroniense, fueran realizadas por Neandertales, aunque en mi opinión existen hoy en día suficientes pruebas para afirmarlo. En el año 2000 comencé un proyecto doctoral sobre esta temática (Rios-Garaizar 2012) en el cual tuve la oportunidad de estudiar el Chatelperroniense de Labeko Koba (Rios-Garaizar 2008). Posteriormente en el año 2012 publicamos un estado de la cuestión sobre el Chatelperroniense en el Cantábrico Oriental en el que sólo identificábamos pequeños asentamientos que interpretamos como altos de caza (Rios-Garaizar et al., 2012a).

Puntas de Chatelperron: 1-3: Labeko Koba; 4 Vieux Coutets; 5 Ekain (a partir de Arrizabalaga
1995); 6-11 Gatzarria (a partir de Sáenz de Buruaga 1991); 12-13 Le Basté (a partir de Chauchat y Thibault
1968); 14-18 Cueva Morín (a partir de Maillo 2005). Publicada en Rios-Garaizar, 2012.

Poco después publicamos una colección de herramientas procedente de un contexto alterado al aire libre en Barrika (Rios-Garaizar et al., 2012b). Entre estas herramientas identificamos numerosas puntas de Chatelperrón lo que nos llevó a proponer la hipótesis de que en Aranbaltza existía un yacimiento Chatelperroniense al aire libre.

Materiales chatelperronienses sin contexto de Aranbaltza (Rios-Garaizar et al., 2012)

Esto nos llevó a plantear un proyecto de excavación en Barrika que comenzamos en 2013 y que todavía hoy continúa. En este proyecto hemos tenido grandes sorpresas, como el hallazgo de la herramienta de madera más antigua de la Península Ibérica o la localización de lo que parece un hábitat al aire libre de unos 50.000 años de antigüedad. No obstante, el principal objetivo del proyecto era documentar las ocupaciones chatelperronienses para comprender un poco mejor el proceso de desaparición del linaje Neandertal. Entre 2013 y 2016 excavamos en tres áreas, a ambos lados de la trinchera que había destruido parcialmente el yacimiento y conseguimos excavar las ocupaciones chatelperronienses en unos 14 m². Después han venido años de análisis y de estudios, entorpecidos por terribles desgracias, como el fallecimiento de mi amiga y co-directora del yacimiento, Iluminada Ortega, y otras dificultades. Por ejemplo, los últimos dibujos de piezas los realizamos en el verano de 2020, justo cuando nos liberaron del primer confinamiento.

Dibujando una punta de chatelperrón rota en proceso de fabricación

En todo este proceso ha participado mucha gente, desde el equipo científico que firma el manuscrito, a los numerosos voluntarios que han colaborado en la excavación. Además, el proyecto ha contado con la colaboración de numerosas instituciones, entre las que destaca la Diputación Foral de Bizkaia que ha subvencionado los trabajos de campo en Aranbaltza desde el año 2013.

Equipo de excavación, campaña de 2016. De izquierda a derecha: Irantzu Bilbao, Iluminada Ortega, Iñaki Líbano, Daniel Ruiz, Gonzalo Solar, Juan Vizcaíno, Ander Ugarte, Maitane Larrea, Encarni Regalado, Fazia Bouchaud, Marta López de Murillas. Abajo Joseba Rios.

Pero vayamos a los resultados del estudio. Hemos publicado un artículo corto, de 18 páginas, que va acompañado de una extensa información suplementaria (111 páginas) con muchos detalles acerca del descubrimiento del yacimiento, los trabajos de excavación realizados en él, el estudio de la industria lítica, la geología, los procesos de formación del yacimiento y la cronología del mismo. Todo junto completa casi una monografía ¡de casi 130 páginas!

En el trabajo planteamos que las poblaciones de Neandertales en la Península Ibérica estaban experimentando procesos de extinción local y de reemplazo por otros grupos de Neandertales antes de la llegada de los Humanos modernos. Basamos esta idea en que Los grupos de Neandertales con cultura Musteriense habitan la región cantábrica hasta hace unos ca. 45.000 años. En los últimos años hemos realizado una importante investigación sobre el final del Paleolítico Medio en el Norte de la Península Ibérica, y las últimas evidencias se encuentran en yacimientos como Amalda I (Zestoa, Gipuzkoa), Arrillor (Zigoitia, Araba), El Cuco (Castro Urdiales, Cantabria) y siempre son más antiguas de 45.000 años (Marín-Arroyo et al., 2018). En el propio yacimiento de Aranbaltza I hay una ocupación Musteriense de unos 47-49.000 años de antigüedad. En Francia se ha defendido la tesis de que el Chatelperroniense surge como una evolución local del Musteriense, en parte por la influencia de los Humanos Modernos, que hace 45.000 años están ya en el Este y Centro de Europa. En la Región Cantábrica no se documenta ningún ejemplo claro de una posible evolución local, es más el Chatelperroniense documentado en yacimientos como Aranbaltza II, Labeko Koba (Arrasate, Gipuzkoa) o Ekain (Zestoa, Gipuzkoa), aparece ya en formas muy evolucionadas sin rastro alguno de tecnología Musteriense.

Utillaje lítico chatelperroniense de Aranbaltza II.

Esto nos lleva a plantear que el Chatelperroniense en la Región Cantábrica no es el producto de una evolución local, sino que llega de la mano de grupos de Neandertales que vienen de Francia. Si unimos las dos ideas podemos proponer un escenario en el que los grupos del neandertales con tecnología Musteriense se extinguen localmente o abandonan la Región Cantábrica hace unos 45.000 años. Poco después, otros grupos de Neandertales con tecnología Chatelperroniense, provenientes del SW de Francia, ocupan la Región Cantabrica de manera efímera. Finalmente los primeros grupos de Humanos Modernos llegan casi inmediatamente después y el linaje de los neandertales desaparece. Este escenario tiene implicaciones importantes para comprender que los neandertales vivían una situación de debilidad demográfica, incluyendo fenómenos de extinción regional, antes de la llegada de los Humanos Modernos. Esta debilidad demográfica, que pone de manifiesto la investigación realizada en Aranbaltza II, explicaría en parte el porqué de la desaparición del linaje neandertal.

Distribución del Chatelperroniense y otras conjuntos transicionales entre ca. 45-40.000 años.

Referencia:

Rios-Garaizar, J., Iriarte, E., Arnold, L.J., Sánchez-Romero, L., Marín-Arroyo, A.B., San Emeterio, A., Gómez-Olivencia, A., Pérez-Garrido, C., Demuro, M., Campaña, I., Bourguignon, L., Benito-Calvo, A., Iriarte, M.J., Aranburu, A., Arranz-Otaegui, A., Garate, D., Silva-Gago, M., Lahaye, C., Ortega, I., n.d. The intrusive nature of the Châtelperronian in the Iberian Peninsula. PLoS ONE. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0265219

Referencias adicionales:

Marín-Arroyo, A.B., Rios-Garaizar, J., Straus, L.G., Jones, J.R., de la Rasilla, M., González Morales, M.R., Richards, M., Altuna, J., Mariezkurrena, K., Ocio, D., 2018. Chronological reassessment of the Middle to Upper Paleolithic transition and Early Upper Paleolithic cultures in Cantabrian Spain. PLOS ONE 13, e0194708.

Rios-Garaizar, J., 2008. Nivel IX (Chatelperroniense) de Labeko Koba (Arrasate-Gipuzkoa): gestión de la industria lítica y función del sitio. Munibe (Antropologia-Arkeologia) 59, 25–46.

Rios-Garaizar, J., 2012. Industria lítica y sociedad en la Transición del Paleolítico Medio al Superior en torno al Golfo de Bizkaia. PUbliCan – Ediciones de la Universidad de Cantabria, Santander.

Rios-Garaizar, J., Arrizabalaga, Á., Villaluenga, A., 2012a. Haltes de chasse du Châtelperronien de la Péninsule Ibérique. Labeko Koba et Ekain (Pays Basque Péninsulaire). L’Anthropologie 116, 532–549. https://doi.org/http://dx.doi.org/10.1016/j.anthro.2012.10.001

Rios-Garaizar, J., Libano Silvente, I., Garate Maidagan, D., 2012b. El yacimiento chatelperroniense al aire libre de Aranbaltza (Barrika, Euskadi). Munibe (Antropologia-Arkeologia) 63, 81–92.

Rios-Garaizar, J., López-Bultó, O., Iriarte, E., Pérez-Garrido, C., Piqué, R., Aranburu, A., Iriarte-Chiapusso, M.J., Ortega-Cordellat, I., Bourguignon, L., Garate, D., Libano, I., 2018. A Middle Palaeolithic wooden digging stick from Aranbaltza III, Spain. PLOS ONE 13, e0195044. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0195044

Rios-Garaizar, J., San Emeterio, A., Iriarte, E., López-Bultó, O., Arnold, L.J., Bourguignon, L., Iriarte-Chiapusso, M.-J., Pérez-Garrido, C., Piqué, R., Campaña Lozano, I., Bermejo Albarrán, L., Sánchez-Romero, L., Demuro, M., Marín-Arroyo, A.B., Lahaye, C., Aranburu, A., Arranz-Otaegui, A., Cubas, M., Benito-Calvo, A., Garate, D., Gómez-Olivencia, A., Ortega, I., 2020. El complejo arqueológico de Aranbaltza (Barrika, Bizkaia). Una ventana a las formas de vida de los Neandertales fuera de las cuevas en la Región Cantábrica, in: Actualidad de La Investigación Arqueológica En España II. Museo Arqueológico Nacional, Madrid, pp. 29–44.

Sánchez-Romero, L., Benito-Calvo, A., Iriarte, E., Emeterio, A.S., Ortega, I., Rios-Garaizar, J., 2022. Unraveling Châtelperronian high-density accumulations: the open-air site of Aranbaltza II (Bizkaia, Spain). Archaeological and Anthropological Sciences 14, 77. https://doi.org/10.1007/s12520-022-01541-2




Os presento un listado sobre las publicaciones del proyecto de investigación de Aranbaltza. La iremos actualizando a medida que vayan saliendo publicados más trabajos. Todos los artículos tienen un enlace donde se pueden descargar los pdf o los modelos digitales.

Generales:

Rios-Garaizar, J., San Emeterio, A., Iriarte, E., López-Bultó, O., Arnold, L.J., Bourguignon, L., Iriarte-Chiapusso, M.-J., Pérez-Garrido, C., Piqué, R., Campaña Lozano, I., Bermejo Albarrán, L., Sánchez-Romero, L., Demuro, M., Marín-Arroyo, A.B., Lahaye, C., Aranburu, A., Arranz-Otaegui, A., Cubas, M., Benito-Calvo, A., Garate, D., Gómez-Olivencia, A., Ortega, I., 2020. El complejo arqueológico de Aranbaltza (Barrika, Bizkaia). Una ventana a las formas de vida de los Neandertales fuera de las cuevas en la Región Cantábrica, in: Actualidad de La Investigación Arqueológica En España II. Museo Arqueológico Nacional, Madrid, pp. 29–44. [enlace]

Paleolítico Medio antiguo

Arkeologi Museoa, 2021. El palo cavador de Aranbaltza III. Folleto de la exposición Pieza a Pieza del Arkeologi Museoa. Bilbao. 2 p. [enlace]

Rios-Garaizar, J., López-Bultó, O., Iriarte, E., Pérez-Garrido, C., Piqué, R., Aranburu, A., Iriarte-Chiapusso, M.J., Ortega-Cordellat, I., Bourguignon, L., Garate, D., Libano, I., 2018. A Middle Palaeolithic wooden digging stick from Aranbaltza III, Spain. PLOS ONE 13, e0195044. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0195044 [enlace]

Rios-Garaizar, J., San Emeterio Gómez, A., Trebolazabala Hurtado, A., 2021. Un bifaz del Paleolitico Medio localizado en el entorno del yacimiento de Aranbaltza (Barrika, Bizkaia). Munibe (Antropologia-Arkeologia) 72, 19–23. [enlace]

Chatelperroniense:

Rios-Garaizar, J., Libano Silvente, I., Garate Maidagan, D., 2012. El yacimiento chatelperroniense al aire libre de Aranbaltza (Barrika, Euskadi). Munibe (Antropologia-Arkeologia) 63, 81–92. [enlace]

Rios-Garaizar, J., Iriarte, E., Arnold, L.J., Sánchez-Romero, L., Marín-Arroyo, A.B., San Emeterio, A., Gómez-Olivencia, A., Pérez-Garrido, C., Demuro, M., Campaña, I., Bourguignon, L., Benito-Calvo, A., Iriarte, M.J., Aranburu, A., Arranz-Otaegui, A., Garate, D., Silva-Gago, M., Lahaye, C., Ortega, I., n.d. The intrusive nature of the Châtelperronian in the Iberian Peninsula. PLoS ONE. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0265219 [enlace]

Sánchez-Romero, L., Benito-Calvo, A., Iriarte, E., Emeterio, A.S., Ortega, I., Rios-Garaizar, J., 2022. Unraveling Châtelperronian high-density accumulations: the open-air site of Aranbaltza II (Bizkaia, Spain). Archaeological and Anthropological Sciences 14, 77. https://doi.org/10.1007/s12520-022-01541-2 [enlace]

Prehistoria reciente:

Rios-Garaizar, J., Cubas, M., Garate Maidagan, D., Libano Silvente, I., Ugarte Cuétara, A., Vega López, S., Regalado Bueno, E., San Emeterio Gómez, A., Tapia, J., García Moreno, A., Trebolazabala Hurtado, A., Aketxe Agirre, A., 2018. Late prehistoric coastal settlement patterns in the Cantabrian region, northern Spain. Antiquity 92. https://doi.org/10.15184/aqy.2018.152 [enlace]

Paleolítico al aire libre:

Arrizabalaga, A., Rios-Garaizar, J., Alvarez-Alonso, D., 2015. The past is out there: Open-air Palaeolithic sites and new research strategies in the Cantabrian region (northern Iberia). Quaternary International 364, 181–187. https://doi.org/10.1016/j.quaint.2014.07.051 [enlace]

Rios-Garaizar, J., 2015. El hábitat paleolítico al aire libre en Bizkaia. Kobie (Paleoantropología) 34, 157–168. [enlace]

Modelos digitales:

CENIEH Labs (2020): Aranbaltza III bifacial tool on trachyte 3D model. Sketchfab [enlace]

Rios-Garaizar, Joseba (2016): Aranbaltza III Levallois bidirectional flint core 3D model. Sketchfab [enlace]

Rios-Garaizar, Joseba (2016): Aranbaltza I Levallois recurrent centripetal flint core 3D model. Sketchfab [enlace]

Rios-Garaizar, Joseba (2017): Aranbaltza III digging-stick 3D model. Sketchfab [enlace]

Rios-Garaizar, Joseba (2017): Aranbaltza I Levallois recurrent centripetal flint core 3D model. Sketchfab [enlace]

Rios-Garaizar, Joseba (2018): Aranbaltza III digging-stick 3D model. Sketchfab [enlace]

Rios-Garaizar, Joseba (2020): Aranbaltza III basalt bifacial tool 3D model. Sketchfab [enlace]

Rios-Garaizar, Joseba; San Emeterio, Aixa; Trebolazabala, Alesander (2021): Middle Paleolithic basalt handaxe (biface) (Lastarri, Basque Country) 3D model. figshare. Media. https://doi.org/10.6084/m9.figshare.17026085.v1 %5Benlace]

Rios-Garaizar, Joseba; San Emeterio, Aixa (2022): Châtelperronian bidirectional (bipolaire décalé) blade core from Aranbaltza II #AAM.16.400192. figshare. Figure. https://doi.org/10.6084/m9.figshare.17871749.v1 %5Benlace]

Este año ha sido raro, por muchos motivos, entre la pandemia y el cambio de trabajo (del CENIEH al Arkeologi Museoa) he dejado de lado un poco el blog y las comunicación en redes sociales. Esto no quiere decir que haya dejado de hacer cosas o de investigar, ¡ni mucho menos!

Por esto he decidido hacer una lista con resúmenes de las publicaciones en las que he colaborado y que han visto la luz en este año, algunas muy recientemente. Como veréis sigo muy centrado en el tema del final del Paleolítico Medio e inicios del Superior, aunque he podido colaborar en otras publicaciones muy interesantes sobre arte rupestre o sobre el Achelense en África.

Rodríguez-Almagro et al. 2021. Ecological conditions during the Middle to Upper Palaeolithic transition (MIS 3) in Iberia: the cold-adapted faunal remains from Mainea, northern Iberian Peninsula. Borea 50, 686-708. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/bor.12501

En este trabajo se presentaron los restos de rinoceronte lanudo (Coelodonta antiquitatis ) y mamut (Mammuthus primigenius) recuperados en la sima de Mainea (Uitzi, Navarra). Estos animales probablemente cayeron a la sima y murieron allí, sin que actuasen sobre ellos humanos o grandes carnívoros. Este es uno de los yacimientos de la Península Ibérica que ha proporcionado un mayor número de restos de rinoceronte lanudo. Uno de estos restos ha proporcionado una fecha de ca. 45.000 años, lo que situaría el momento de su depósito en una fase del estadio isotópico 3 (MIS 3) caracterizada por una gran inestabilidad climática. Los resultados isotópicos obtenidos además sugieren que en esta época estas especies encontraron en las altas planicies de esta zona de Navarra unas condiciones semejantes a las de las frías planicies del norte de Europa que eran su hábitat natural. Curiosamente este momento coincide con una probable crisis demográfica de los últimos grupos de neandertales en el norte de la Península Ibérica (Marín-Arroyo et al., 2018). Estos resultados muestran que, tal vez, el empeoramiento de las condiciones ambientales y esta crisis demográfica pudieron tener un fuerte impacto a escala local en las poblaciones de neandertales.

Mandíbulas y dientes aislados de Coelodonta antiquitatis del yacimiento de Mainea (Uitzi, Navarra)

Intxaurbe et al., 2021. Quantifying accessibility to Palaeolithic rock art: Methodological proposal for the study of human transit in Atxurra Cave (Northern Spain). Journal of Archaeological Science 125, 105271. https://doi.org/10.1016/j.jas.2020.105271

En este trabajo se presenta una propuesta metodológica para analizar y modelar la movilidad dentro de las cuevas con arte rupestre durante el paleolítico. Esta es una cuestión especialmente relevante porque son frecuentes los casos en los que el arte rupestre se desarrolla en zonas de difícil acceso, en ocasiones muy alejadas de las entradas naturales a las cavidades. La metodología incorpora la realización de modelos de coste y de rutas optimas a partir del procesado de datos 3D mediante el uso de SIG. En este trabajo se señala, además, la relevancia que tienen los estudios geomorfológicos y arqueológicos para evaluar los cambios producidos en los sistemas kársticos. Finalmente, se avanzan algunos de los resultados de esta investigación al caso concreto de la cueva con arte rupestre de Atxurra (Berriatua, Bizkaia), y se concluye que fue necesario un profundo conocimiento de la cavidad, fuerza física, habilidad y experiencia en la exploración cavernaria para poder acceder a los sectores decorados de la cueva.

Representación de la ruta óptima hacia un de los sectores decorados de la cueva de Atxurra.

Bello-Alonso et al., 2021. The first comprehensive micro use-wear analysis of an early Acheulean assemblage (Thiongo Korongo, Olduvai Gorge, Tanzania). Quaternary Science Reviews, 263, 106980. https://doi.org/10.1016/j.quascirev.2021.106980

En este trabajo se presentan los resultados del análisis funcional de la industria lítica del yacimiento achelense de Thiongo-Korongo (Olduvai, Tanzania), datado en 1,3 millones de años. Este trabajo supone uno de los primeros en abordar la función del utillaje sobre lasca del Achelense más antiguo. Los resultados, a pesar de las dificultades de conservación de las huellas, muestran actividades de carnicería, de trabajo de madera y de procesado de tubérculos. Estas huellas se han reconocido en los utensilios de cuarcita y basalto gracias a los protocolos experimentales desarrollados por la doctora Bello-Alonso (2019, 2020). Los resultados muestran una amplio rango de actividades lo que sugiere unas bases de subsistencia más complejas que lo que tradicionalmente se había planteado para este periodo.

Huellas de corte de tubérculos en una lasca de cuarcita Naibor (TK, Olduvai, Tanzania).

Sánchez-Romero et al., 2021. Defining and Characterising Clusters in Palaeolithic Sites: a Review of Methods and Constraints. Journal of Archaeological Method and Theory, https://doi.org/10.1007/s10816-021-09524-8

En este trabajo reflexionamos acerca de los estudios espaciales en la arqueología paleolítica, y cómo se ha pasado de definir únicamente concentraciones de materiales a modelizar los procesos de formación de los yacimientos desde una perspectiva geo-arqueológica con ayuda de sistemas de información geográfica (GIS) y estadística inferencial aplicada a problemas espaciales. Estas herramientas son especialmente valiosas para identificar patrones de acumulación que permitan después un análisis mas preciso a través de otras técnicas como los análisis de fabrica y direcciones, la tafonomía de los restos arqueológicos o el estudio de la composición de los conjuntos. Estos procesos permiten identificar, caracterizar y evaluar las agrupaciones, distinguiendo procesos naturales de acumulación de otros de naturaleza antrópica. Esta metodología se ha aplicado con éxito, adaptándose a las circunstancias particulares, en yacimientos en cueva y al aire libre del Pleistoceno medio y superior (Ambrona, Amalda I y Aranbaltza II).

Distribuciones con Kernell y K-Means de Aranbaltza II.

Rios-Garaizar y Eixea, 2021, Lithic technological choices of late Neandertals in a mountain environment south of the Ebro Valley, Iberian Peninsula (Peña Miel level e). Archaeological and Anthropological Sciences, https://doi.org/10.1007/s12520-021-01360-x

En este trabajo presentamos un estudio actualizado de la industria lítica del nivel e de la cueva de Peña Miel (Nieva de Cameros, La Rioja). Esta cueva se sitúa en el valle del Iregua, que conecta el valle del Ebro con la Meseta. El yacimiento se excavó en la década de los 80 y el nivel e, datado en hace unos 45.000 años, representa uno de los niveles del Paleolítico Medio más recientes del norte de la Península Ibérica. El estudio ha mostrado un uso combinado de materiales transportados al yacimiento desde distancias superiores a los 25 km, como el sílex de Villar de la Torre o de Treviño, y de rocas locales como la cuarcita o la caliza. Mediante una gestión a través de sistemas Levallois, Discoide y la fabricación de macro-útiles, se obtienen herreamientas, especialmente puntas pseudolevallois, que se usan de manera inmediata en el yacimiento. Esto nos ha llevado a interpretar el nivel e como una ocupación ocasional, probablemente estacional, dedicada a la explotación del entorno agreste de la cueva. Además, hemos identificado elementos tecnológicos que vinculan estas ocupaciones con otras, contemporáneas, del norte de la Península Ibérica, como Amalda I.

Materiales discoides en cuarcita del nivel e de Peña Miel

García-Moreno et al., 2021. El Niño Cave (Aýna, Albacete, Spain): Late Middle Palaeolithic, Rock Art, and Neolithic Occupations from Inland Iberia. Proceedings of the Prehistoric Society, 87, 73-81. https://doi.org/10.1017/ppr.2021.14

En este trabajo hacemos un repaso a las investigaciones realizadas en los últimos 10 años la Cueva del Niño. Este yacimiento, situado en la Sierra de Segura, se conoce desde los años 70 por sus pinturas rupestres de época paleolítica y sus manifestaciones de arte levantino. Además, poco después del descubrimiento de las pinturas I. Davidson realizó distintos sondeos en el yacimiento recuperando una larga secuencia que posteriormente (García Moreno et al., 2014) fue atribuida al Paleolítico Medio. Por otro lado el yacimiento contiene evidencias neolíticas (7153–6791 cal. BP) que se encuentran entre las más antiguas de la Península, evidenciando el proceso de transformación de las sociedades de cazadores-recolectores a sociedades agrícola-ganaderas en el interior de la Península Ibérica.

Panel principal con pinturas paleolíticas.

Demidenko et al., 2021. Epiaurignacian industry with Sagaidak-Muralovka-type microliths industry in the south of Eastern Europe and Eastern Central Europe and its lithic artefact fossil types. Študijné zvesti, vol. Suppl. 2, no. Suppl. 2, 93-110. 0560-2793. DOI: https://doi.org/10.31577/szausav.2021.suppl.2.7

En este trabajo coordinado por Y.E. Demidenko, se define una industria particular del este y centro de Europa que se desarrolla a finales del Último Máximo Glaciar. Esta industria se define por la producción, a partir de raspadores carenados, de microlítos tipo Sagaidak-Muralovka. Es especialmente interesante el conjunto de Mohelno, en la República Checa, en el que se han localizado estructuras de habitación de grupos que han sido interpretados como poblaciones pioneras que re-ocupan los territorios periglaciares una vez que los glaciares del norte de Europa se van retrayendo (Rios-Garaizar et al., 2019).

Utillaje típico del EASMM en Centroeuropa (Mohelno y Rosemburg).

Rios-Garaizar et al., 2021. Un bifaz del Paleolitico Medio localizado en el entorno del yacimiento de Aranbaltza (Barrika, Bizkaia). Munibe (Antropologia-Arkeologia) 72. https://doi.org/10.21630/maa.2021.72.16

En esta pequeña nota de avance presentamos el hallazgo de un bifaz de basalto en Lastarri, cerca del yacimiento de Aranbaltza. Se analizan sus características morfo-tecnológicas en relación con los bifaces atribidos al Paleolítico Inferior y Medio en el área cantábrica del País Vasco y se concluye que probablemente este bifaz está relacionado con las ocupaciones del Paleolítico Medio de Aranbaltza (120-55.000 años).

Bifaz de Lastarri (Barrika, Bizkaia)

Rivero et al., 2022. To be or not to be: reassessing the origins of portable art in the Cantabrian Region (Northern Spain). Archaeological and Anthropological Sciences 14:18. https://doi.org/10.1007/s12520-021-01488-w

En este trabajo, el equipo coordinado por la doctora Rivero plantea la revisión, con una metodología actualizada, de todas los objetos publicados previamente como objetos de arte mueble del Musteriense, Auriñaciense y Gravetiense de la Región Cantábrica. Así, se ha documentado un hueso decorado del nivel 22 de Cueva Morín (Villasescusa, Cantabria), con incisiones lineales semejantes a las de otros huesos, como las de un hueso decorado del nivel N de Axlor (Dima, Bizkaia) (Mozota Holgueras, 2012), u las de otros ejemplos de Europa y Próximo Oriente. También se atribuye al Paleolítico Medio una plaqueta triangular con grabados profundos del nivel 18b de la cueva de El Castillo (Puente Viesgo, Cantabria). Por otro lado se valora la ausencia manifiesta de arte mueble figurativo en el Auriñaciense, algo que contrasta con la situación en otras regiones, como el Jura Swabo, y la escasez de arte mueble figurativo también en el Gravetiense. Esto parece sugerir que el arte mueble figurativo sobre piedra o hueso tiene una importancia muy limitada en las sociedades de inicios del Paleolítico Superior cantabrico. En el trabajo también se discuten algunos artefactos considerados como muestras de arte mueble (siendo los más polémicos los del nivel 18b de El Castillo), y se dan interpretaciones más precisas a otros como el compresor del nivel 12 de El Castillo o el Antropomorfo del nivel IV de Cueva Morín.

Hueso grabado del nivel 22 de Cueva Morín


Hueso grabado del nivel N de Axlor (Mozota Holgueras, 2012)

Referencias adicionales:

Bello-Alonso, P., Rios-Garaizar, J., Panera, J., Pérez-González, A., Rubio-Jara, S., Rojas-Mendoza, R., Domínguez-Rodrigo, M., Baquedano, E., Santonja, M., 2019. A use-wear interpretation of the most common raw materials from the Olduvai Gorge: Naibor Soit quartzite. Quaternary International. https://doi.org/10.1016/J.QUAINT.2019.09.025

Bello-Alonso, P., Rios-Garaizar, J., Panera, J., Martín-Perea, D.M., Rubio-Jara, S., Pérez-González, A., Rojas-Mendoza, R., Domínguez-Rodrigo, M., Baquedano, E., Santonja, M., 2020. Experimental approaches to the development of use-wear traces on volcanic rocks: basalts. Archaeological and Anthropological Sciences 12, 128. https://doi.org/10.1007/s12520-020-01058-6

García Moreno, A., Rios-Garaizar, J., Marín Arroyo, A.B., Ortíz, J.E., Torres, T. de, López-Dóriga, I., 2014. La secuencia musteriense de la Cueva del Niño (Aýna, Albacete) y el poblamiento neandertal en el sureste de la Península Ibérica. Trabajos de Prehistoria 72, 221–241. https://doi.org/10.3989/tp.2014.12132

Marín-Arroyo, A.B., Rios-Garaizar, J., Straus, L.G., Jones, J.R., de la Rasilla, M., González Morales, M.R., Richards, M., Altuna, J., Mariezkurrena, K., Ocio, D., 2018. Chronological reassessment of the Middle to Upper Paleolithic transition and Early Upper Paleolithic cultures in Cantabrian Spain. PLOS ONE 13, e0194708.

Mozota Holgueras M., 2012. El hueso como materia prima: el utillaje óseo del final del musteriense en el sector central del norte de la península ibérica. Universidad de Cantabria, Tesis doctoral

Rios-Garaizar, J., Škrdla, P., Demidenko, Y.E., 2019. Use-wear analysis of the lithic assemblage from LGM Mohelno-Plevovce site (southern Moravia, Czech Republic). Comptes Rendus – Palevol 18. https://doi.org/10.1016/j.crpv.2018.11.002

En octubre de 2019 tuvimos el enorme placer de ofrecer una conferencia en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid, en el ciclo «Actualidad arqueológica en España II (2019-2020)». En la charla titulada «¡Fuera de las cuevas! Hábitat neandertal al aire libre en la Región Cantábrica» hacíamos un repaso a un fenómeno poco conocido pero especialmente interesante para comprender las formas de vida de los grupos humanos del Paleolítico. Tradicionalmente, en la Región Cantábrica, se ha investigado el Paleolítico a partir de los yacimientos en cueva ya que en esta región del norte de la Península Ibérica éstos son especialmente relevantes y ricos. Además, por distintos motivos, el hábitat paleolítico al aire libre a penas ha sido investigado en esta región, aunque esto está cambiando sustancialmente en la última década (Arrizabalaga et al. 2015; Rios-Garaizar, 2015).

Este renovado interés se ha sustanciado de manera notable en la comarca costera de Bizkaia, a partir de los trabajos iniciados en el yacimiento de Mendieta (Sopelana) en 2003-2004 (Rios-Garaizar et al., 2008; 2010) y especialmente gracias al proyecto de excavación e investigación del yacimiento de Aranbaltza (Barrika) que se inició en 2013 con financiación de la Diputación Foral de Bizkaia.

El yacimiento de Aranbaltza es en realidad un complejo de yacimientos arqueológicos (Aranbaltza I, II y III), en los que se han identificado distintos episodios de ocupación por parte de grupos de Neandertales. Hace unos 100-80 mil años se ocupan los terrenos anegados de Aranbaltza III, donde se han conservado de manera excepcional restos de herramientas de madera, restos de plantas y una abundante colección de industria lítica (Rios-Garaizar et al., 2018). Varios miles de años después, hace unos 50 mil años, en yacimiento de Aranbaltza I se asientan grupos de Neandertales en el margen de un riachuelo, llegando incluso a construir estructuras para acondicionar el espacio de hábitat. Finalmente hace unos 43 mil años grupos de Neandertales se asientan en Aranbaltza II. Estos Neandertales muestran unos comportamientos muy particulares, especialmente en la forma de fabricar herramientas, que identificamos dentro del tecnocomplejo Chatelperroniense (Rios-Garaizar et al., 2012). Estos grupos son probablemente los últimos que habitaron el norte de la Península Ibérica antes de la llegada de los primeras poblaciones de Humanos Anatómicamente Modernos pocos miles de años después.

Todas estas cuestiones han sido reflejadas en una reciente publicación dentro del volumen Actualidad arqueológica en España II (2019-2020) editado por el MAN. Esta publicación se titula «El complejo arqueológico de Aranbaltza (Barrika, Bizkaia). Una ventana a las formas de vida de los neandertales fuera de las cuevas en la región cantábrica» (Rios-Garaizar et al., 2020). El volumen completo puede descargarse en este enlace, y el capítulo sobre Aranbaltza en este otro enlace.

Referencias:

Arrizabalaga, A., Rios-Garaizar, J., Alvarez-Alonso, D., 2015. The past is out there: Open-air Palaeolithic sites and new research strategies in the Cantabrian region (northern Iberia). Quaternary International 364, 181–187. https://doi.org/10.1016/j.quaint.2014.07.051

Ríos, J., Iriarte, E., Garate, D., Cearreta, A., Iriarte, M.J., 2008. The Mendieta site (Sopelana, Biscay province, northern Spain): Palaeoenvironment and formation processes of a Lower Palaeolithic open-air archaeological deposit. Comptes Rendus – Palevol 7. https://doi.org/10.1016/j.crpv.2008.07.008

Rios-Garaizar, J., Garate Maidagan, D., Iriarte Avilés, E., Cearreta Bilbao, A., Iriarte Chiapusso, M.J., 2010. Los yacimientos de Mendieta I y II (Sopelana, Bizkaia): dos ocupaciones al aire libre del Paleolítico Inferior y Medio. Kobie (Paleoantropología) 29, 7–18.

Ríos-Garaizar, J., Libano Silvente, I., Garate Maidagan, D., 2012. El yacimiento chatelperroniense al aire libre de Aranbaltza (Barrika, Euskadi). Munibe (Antropologia-Arkeologia) 63, 81–92.

Rios-Garaizar, J., López-Bultó, O., Iriarte, E., Pérez-Garrido, C., Piqué, R., Aranburu, A., Iriarte-Chiapusso, M.J., Ortega-Cordellat, I., Bourguignon, L., Garate, D., Libano, I., 2018. A middle palaeolithic wooden digging stick from aranbaltza III, Spain. PLoS ONE 13, e0195044. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0195044

Rios-Garaizar, J., San Emeterio, A., Iriarte, E., López-Bultó, O., Arnold, L.J., Bourguignon, L., Iriarte-Chiapusso, M.-J., Pérez-Garrido, C., Piqué, R., Campaña Lozano, I., Bermejo Albarrán, L., Sánchez-Romero, L., Demuro, M., Marín-Arroyo, A.B., Lahaye, C., Aranburu, A., Arranz-Otaegui, A., Cubas, M., Benito-Calvo, A., Garate, D., Gómez-Olivencia, A., Ortega, I., 2020. El complejo arqueológico de Aranbaltza (Barrika, Bizkaia). Una ventana a las formas de vida de los Neandertales fuera de las cuevas en la Región Cantábrica, in: Actualidad de La Investigación Arqueológica En España II. Museo Arqueológico Nacional, Madrid, pp. 29–44.

Hornos de la Peña es un yacimiento emblemático de la Prehistoria de la región cantábrica. En 1903 Lorenzo Sierra descubrió en la cavidad grabados paleolíticos. Desgraciadamente para entonces el yacimiento que se encontraba en la entrada de la cueva había sido casi totalmente destruido. Entre 1909 y 1910 Hugo Obermaier dirigió una excavación en el pasillo inmediatamente posterior al vestíbulo, revelando una secuencia de 3 niveles arqueológicos (III- Musteriense; II-Solutrense/Auriñaciense; I- Magdaleniense) que sirvieron para definir la secuencia paleolítica de la región cantábrica.

El yacimiento y sus materiales fueron posteriormente objeto de la atención de numerosos investigadores, entre ellos Lawrence. G. Straus, Federico Bernaldo de Quirós, Pilar Utrilla o Elena Carrión. Sin embargo los problemas de la secuencia descrita por H. Obermaier, las dificultades para datar las distintas ocupaciones y los avatares sufridos por los materiales desde 1910, habían relegado al yacimiento a un segundo plano frente a otros yacimientos como El Castillo o Cueva Morín. Sin embargo, en el año 2008 Hornos de la Peña se incorpora junto a otras cuevas de la región cantábrica a la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, por la singularidad y riqueza de su arte rupestre. A principios de la década de 2010 se retoma el estudio de la cavidad por un equipo dirigido por Olivia Rivero. Este estudio tiene como objetivo abordar la revisión del conjunto artístico incluyendo una nueva topografía y una documentación gráfica actualizada (Rivero y Garate, 2013). Uno de los objetivos es el de demostrar la existencia de dos ciclos artísticos diferenciados (uno de inicios del Paleolítico Superior y otro Magdaleniense) y tratar también de contextualizar una pieza grabada recuperada en la excavación de Obermaier que se había puesto como ejemplo del primer arte auriñaciense de la región cantábrica (Tejero et al., 2008). En este contexto se inició un proyecto integral de revisión del yacimiento, que incluye desde el año 2016 la excavación de los testigos dejados por H. Obermaier y por los fosfateros en el vestíbulo y en el primer tramo de la galería principal de la cueva. Los primeros trabajos sobre esta secuencia acaban de ser publicados en la revista Journal of Archaeological Science: Reports (Rios-Garaizar et al. 2020).

La reexcavación de la sección preservada por H. Obermaier en esta zona de la cueva ha servido para volver a evaluar la propuesta estratigráfica que se ha mantenido en vigor los últimos 100 años. Los nuevos datos indican que, a grandes rasgos, la lectura de H. Obermaier fue correcta pero la secuencia es mucho más compleja que la descrita originalmente ya que frente a 4 niveles descritos por H. Obermaier nosotros hemos identificado al menos 15 unidades estratigráficas que abarcan desde el Pleistoceno Medio al Holoceno. Aunque hemos tenido problemas para identificar claramente la posición estratigráfica del Solutrense y del Auriñaciense hemos puesto de relieve la presencia de otros momentos de ocupación.

Estratigrafía del corte de H. Obermaier excavado entre 2016 y 2017

Son especialmente importantes las ocupaciones magdalenienses que se dan a techo de la secuencia (unidad 4) y que hemos datado en 13,790 ± 60 BP (OxA-36543), fechas propias del Magdaleniense Medio de la región. En este nivel se ha recuperado abundante fauna y restos de industria fabricados en sílex, entre los que se han identificado variedades como Monte Picota, Flysch, Treviño y Urbasa.

Industria ósea de la unidad 12 (1) y de la unidad 6 (2,3)

En el conjunto de unidades 5-12, que deberían corresponder con el nivel II de Obermaier (Solutrense/Auriñaciense), hemos identificado una unidad muy alterada (5) que ha proporcionado una datación idéntica a la de la unidad 4; otra unidad afectada por madrigueras (6) que hemos datado en 22,470 ± 140 (OxA-36545) que se corresponde con el final del Gravetiense o el inicio del Solutrense, y que ha proporcionado un escaso conjunto de industria lítica, una punta de asta y una cuenta fabricada en marfil; una serie de unidades fluviales (7-12) que han sido datadas en 25,120 ± 19 BP (OxA-36546) (Unidad 8) y que han proporcionado un exiguo material arqueológico que incluye unos pocos restos de fauna, algunas lascas y laminillas y un fragmento de azagaya de asta

Sin embargo la unidad más interesante ha sido la 13, que ha podido ser excavada en una mayor extensión. En esta unidad se ha recuperado un numeroso conjunto de industria lítica y fauna asociado a un hogar parcialmente desmantelado. El conjunto lítico está fabricado en distintas variedades de cuarcita y sílex (Monte Picota y Flysch) siguiendo esquemas de producción discoides que han generado abundantes puntas pseudolevallois. Estas características permiten vincular este nivel con el Paleolítico Medio regional de El Castillo, La Pasiega, La Flecha o Cueva Morín. Por debajo del nivel 13 hay otras dos unidades, de las cuales el 14 ha proporcionado escasos restos de fauna muy alterados. Estas unidades se disponen sobre una espesa costra estalagmítica que ha sido datada en 222,920 ± 10,090 (JRG-11.17).

Industria lítica de la unidad 13

Los trabajos arqueológicos en Hornos de la Peña aún no han concluido. Entre 2018 y 2019 hemos ampliado la excavación de las unidades 12-14 y hemos refrescado uno de los testigos conservados en el vestíbulo de la cueva. Estos trabajos están poniendo de relieve las ocupaciones del final del Paleolitico Medio e inicios del Superior y sin duda serán de gran importancia para tratar temas como la desaparición de los neandertales en la región cantábrica o la llegada de los primeros humanos modernos.

Referencias:

Rios-Garaizar, J., Maíllo-Fernández, J.M., Marín-Arroyo, A.B., Sánchez Carro, M.A., Salazar, S., Medina-Alcaide, M.A., San Emeterio, A., Martínez de Pinillos, L., Garate, D., Rivero, O. (2020). Revisiting Hornos de la Peña 100 years after. Journal of Archaeological Science: Reports 31, 102259. https://doi.org/10.1016/j.jasrep.2020.102259

Rivero Vilá, O., Garate Maidagan, D. (2013). Arte parietal Paleolítico en la cueva de Hornos de la Peña (Cantabria): nuevos datos sobre su conjunto exterior. Zephyrvs, 72, 59-72. doi:10.14201/zephyrus2013725972

Tejero, J., Cacho, C., de Quirós, F. (2008). Arte mueble en el Auriñaciense cantábrico. Nuevas aportaciones a la contextualización del frontal grabado de la cueva de Hornos de la Peña (San Felices de Buelna, Cantabria). Trabajos de Prehistoria, 65(1), 115-123. doi:http://dx.doi.org/10.3989/tp.2008.v65.i1.138

 

En el año 2014 me embarqué con Diego Garate (Universidad de Cantabria) un nuevo proyecto en el complejo de cuevas de Atxurra-Armiña (Berriatua, Bizkaia). La cueva de Atxurra fue excavada por José Miguel de Barandiarán en la década de 1960, revelando una secuencia en la que se proponía la existencia de ocupaciones del Paleólítico Superior Inicial, Solutrense, Magdaleniense, Aziliense y Prehistoria Reciente. Siguiendo la estela del proyecto realizado en la cueva de Arlanpe, pensamos que podría ser de gran interés revisar la secuencia de Atxurra para abordar algunos problemas claves de la Prehistoria Vasca actual, como por ejemplo la extensión y la cronología del Gravetiense Noaillense, o la naturaleza de los cambios ambientales y culturales a finales del Paleolítico Superior. Entre 2014 y 2015 refrescamos la sección preservada por Barandiarán en Atxurra, y en plena campaña de 2015 se produjo el hallazgo de los grabados paleolíticos del interior de Atxurra, lo que cambió completamente nuestra perspectiva sobre el yacimiento y lógicamente nos obligó a redimensionar nuestra investigación. Desde 2016 nos concentramos en la investigación del arte rupestre y de los contextos arqueológicos asociados a este arte, pero también planteamos la realización de sondeos en la cueva de Armiña.

Imagen de la excavación de 2017

Recientemente hemos publicado los resultados de esta excavación en Armiña en la revista Journal of Archaeological Science: Reports.

La cueva de Armiña forma parte del mismo complejo cárstico que la cueva de Atxurra, siendo el piso inferior del sistema. Esta cueva conecta actualmente con Atxurra en dos puntos, uno situado al fondo del conducto principal de Armiña, que es el camino que actualmente utilizamos para acceder a las zonas decoradas de Atxurra, y el otro situado cerca de la entrada de Armiña y que conecta con la zona de entrada de Atxurra donde se localiza el yacimiento paleolítico. La entrada actual de la cueva de Armiña, situada junto a la carretera entre Markina y Lekeitio, se abrió al construir esta carretera a finales del siglo XIX. Las primeras exploraciones en la cueva proporcionaron algunos restos de fauna y dos láminas de sílex recuperadas por Barandiarán. Desde su descubrimiento la cueva ha sido usada como refugio y sondeada por furtivos, estando en general bastante maltratada.

a) Mapa con la localización de Armiña. b) Modelo 3D de la entrada de la cueva. c) planta de la zona de la entrada indicando la superficie excavada.
Corte estratigráfico de Armiña al finalizar la excavación de 2016.

La excavación realizada entre 2016 y 2017 permitió ver que en la mayor parte de la cueva no hay evidencias de presencia humana anteriores a la apertura de la boca de la cueva, excepto en la zona principal de excavación donde localizamos un único nivel con restos arqueológicos. Este nivel recoge una ocupación humana de muy corta duración, realizada sobre una plataforma estalagmítica. En esta ocupación, datada en el Magdaleniense Superior (hace unos 14.250 años), un pequeño grupo encendió una hoguera, procesó ocre y utilizó un número reducido de útiles de sílex. Aunque esta ocupación se realizó relativamente cerca de la entrada actual de la cueva planteamos que en el momento de esta ocupación esa entrada estaba cerrada, que el acceso a Armiña se hizo desde Atxurra (donde hay un nivel de habitación con una cronología idéntica a la de Armiña), siendo Armiña, por tanto, un contexto interno de cueva.

a) planta de la zona ocupada del nivel IV. b) detalle de la mancha de ocre. c) detalle de la hoguera
1) lámina recogida por Barandiarán en Armiña con huellas que sugieren que se usó para grabar en caliza. 2) lámina de sílex del nivel IV con huellas de corte, probablemente de madera. 3) punta de dorso del nivel IV fabricada en sílex de Treviño. 4) Núcle de sílex de Treviño reciclado como encendedor.

Generalmente los contextos internos de cuevas no han sido utilizados como lugares de habitación o para realizar actividades mundanas. Suelen estar asociados a contextos de arte rupestre o a actividades muy particulares, difíciles de explicar desde una lógica normal de actividades cotidianas, y que generalmente se han interpretado como actividades de carácter simbólico o ritual. En el caso de Armiña, además de esta poco común localización tenemos evidencias de una actividad también poco común, lo cual refuerza la impresión de que esta ocupación está relacionada de algún modo con actividades de carácter simbólico, tal vez íntimamente relacionadas con la actividad artística documentada en el interior de Atxurra.

Armiña es un ejemplo más de la rica y compleja relación de los grupos humanos del Paleolítico Superior con las cuevas. En la comarca donde la cueva de Armiña se encuentra la presencia humana durante el Magdaleniense es especialmente activa, incluyendo lugares de hábitat (Santa Catalina, Lumentxa), ocupaciones de corta duración (Abittaga, Atxurra, Laminak II) y varios conjuntos de arte rupestre (Atxurra, Armintxe, Lumentxa y Goikolau). Dentro de esta red de yacimientos Armiña sería un ejemplo de ocupación muy particular relacionada con actividades simbólicas.

Las excavaciones de la cueva de Armiña se realizaron entre 2016 y 2017 con subvención de la Diputación de Bizkaia.

Referencia:

Rios-Garaizar, J., San Emeterio, A., Arriolabengoa, M., Aranbarri, J., Rofes, J., Marín-Arroyo, A.B., Rivero, O., Intxaurbe, I., Arranz-Otaegui, A., Salazar, S., Medina-Alcaide, M.Á., Garate, D., 2020. Sporadic occupation in Armiña cave during the Upper Magdalenian: What for? Journal of Archaeological Science: Reports 30, 102271. https://doi.org/10.1016/J.JASREP.2020.102271

Referencias adicionales:

Garate, D., Rivero, O., Rios-Garaizar, J., Arriolabengoa, M., Medina-Alcaide, M.Á., Ruiz-López, J.F., Intxaurbe, I., Salazar, S., Libano, I., 2020. The cave of Atxurra: A new major Magdalenian rock art sanctuary in Northern Spain. Journal of Archaeological Science: Reports 29, 102120. https://doi.org/10.1016/J.JASREP.2019.102120

Intxaurbe, I., Rivero, O., Medina-Alcaide, M.Á., Arriolabengoa, M., Ríos-Garaizar, J., Salazar, S., Ruiz-López, J.F., Ortega-Martínez, P., Garate, D., 2020. Hidden images in Atxurra Cave (Northern Spain): A new proposal for visibility analyses of Palaeolithic rock art in subterranean environments. Quaternary International. https://doi.org/https://doi.org/10.1016/j.quaint.2020.04.027

Rios-Garaizar, J., San Emeterio, A., Larrea Robles, M., Marín-Arroyo, A.B., Agudo Pérez, L., Cubas Morera, M., Garate Maidagan, D., 2019. La secuencia prehistórica de la cueva de Atxurra (Berriatua, Bizkaia): evaluación de las excavaciones de J.M. Barandiarán Ayerbe (1934-1935). Munibe (Antropologia-Arkeologia) 70, 21–34. https://doi.org/10.21630/maa.2019.70.15

Hace ya dos años que publicamos una revisión de la secuencia arqueológica del abrigo de El Cuco, proponiendo que, lo que en un principio se había interpretado como una secuencia del Paleolítico Superior Inicial era, de hecho, una secuencia del Paleolítico Medio con ocupaciones auriñacienses a techo de la misma (Gutiérrez-Zugasti et al., 2018, Marín-Arroyo et al., 2018) [enlace a la entrada de Arkeobasque]. En estos trabajos ya avanzamos algunas de las características generales del Paleolítico Medio en el yacimiento, especialmente el intenso uso del sílex y el pequeño tamaño general de la industria. Sin embargo, a falta de un estudio mas detallado, no pudimos llegar al fondo de todas las implicaciones que la asociación de este tipo de industria, con la ubicación del yacimiento y con las apabullantes evidencias de que estos neandertales consumían recursos marinos.

Sí, en efecto, una de las principales conclusiones que se derivo del estudio que publicamos en 2018 es que estos grupos de neandertales consumían de manera regular moluscos marinos, especialmente lapas. Y aunque la relación de los neandertales con el mar esta siendo sustentada cada vez con mas pruebas (no hay mas que ver algunos estudios recientes como el del uso de conchas en Grotta dei Moscerini- Vila et al. 2020), aun parece que el uso de los recursos marinos fue puntual y menos intenso que el uso que hicieron de estos recursos los Humanos Modernos que llegaron a Europa en el Auriñaciense.

Figure 1

Situación de el Abrigo de El Cuco

El nivel X del abrigo de El Cuco, situado a apenas 400 m de la línea de costa actual, acumula la mayor parte de las evidencias de consumo de marisco de toda la secuencia, con un NMI (Número Mínimo de Individuos) de 773 (1941 restos) entre los que destacan las lapas (Patella sp., Patella vulgata, Patella ulyssiponensis, Patella intermedia) como molusco más consumido (Gutiérrez-Zugasti et al., 2013). Por este motivo era especialmente interesante investigar cómo era la organización tecnológica durante la ocupación humana en este momento que ha sido datado entre 46,200 ± 650 (OxA-27115) y 42,350 ± 700 (OxA-27196), esto es a finales del Paleolítico Medio regional (aunque hay que recordar que son dataciones 14C AMSrealizadas sobre restos de lapa, por lo que no son tan precisas como las obtenidas a partir de hueso mediante 14C AMS con pretratamiento de Ultrafiltración).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Restos de lapas del nivel X del Abrigo de El Cuco (restos depositados en el MUPAC).

El conjunto lítico analizado y que ahora se publica en la revista JASReports (Rios-Garaizar, 2020) [Enlace al artículo] se caracteriza por el pequeño tamaño del utillaje. Este utillaje pequeño, que apenas alcanza los 2×2 cm de media, se obtiene mediante diversas estrategias de talla, destacando una producción Kombewa/Micro-Levallois, una producción Micro-Discoide y la producción de laminillas. Las rocas utilizadas son principalmente sílex del Flysch, cuyo afloramiento actual se encuentra a 20 km de distancia, en los acantilados de Kurtzia; y el sílex urgoniano, de peor calidad, que aflora en las calizas circundantes al yacimiento. La presencia de sílex lejano (ca. 40-50 km) y muy lejano (>80 km) está acreditada en el yacimiento, y atestigua la existencia de unas áreas de influencia muy amplias.

Tecnología nivel X_cast

Sistemas de fabricación de micro-utillaje identificados en el Abrigo de El Cuco, nivel X (adaptado de Rios-Garaizar, 2020).

Las características tecnológicas del conjunto (333 restos) permiten interpretar que éste fue realizado por un grupo de neandertales con una alta movilidad residencial que explotaba una gran diversidad de recursos líticos y alimenticios, incluyendo marisco. Esta movilidad y esta economía de amplio espectro la enmarcamos dentro de un contexto de escasez de recursos y de baja demografía, en el que un grupo, para asegurar su subsistencia debe explotar grandes territorios sin poder ser muy selectivo con los recursos que consume. Esto probablemente nos está indicando que las comunidades neandertales en el Norte de la Península Ibérica han alcanzado un punto de disgregación y de debilidad demográfica que llevará a la desaparición de esta especie de la Región Cantábrica, hasta que en torno al 41.000 BP los últimos neandertales ocupan brevemente el Norte de la Península Ibérica durante el Chatelperroniense.

Después del estudio del nivel X del Abrigo de El Cuco se abren un buen número de incógnitas y de futuras vías de investigación. Ya hemos mencionado alguna vez que no creemos que sea casual que el caso con evidencias más claras de consumo de marisco durante el Paleolítico Medio en la fachada atlántica sea uno de los yacimientos de esta cronología que se encuentra más cercano a la costa actual. Sin embargo, hace 45.000 años, probablemente la costa estaba mucho más lejos, unos 5 km. ¿Qué actividades realizarían los neandertales en esta amplia franja de tierra emergida? ¿Están las evidencias más impactantes de uso de recursos marinos por neandertales en esas tierras hoy en día sumergidas? ¿Llegaremos alguna vez a poder excavar un yacimiento del Paleolítico Medio en la plataforma continental sumergida de la costa cantábrica?

infografía

Esquema de la posición del abrigo respecto a la costa actual y a la costa de hace 45.000 años (escala deformada)

Nota: Los materiales del nivel X del Abrigo de El Cuco fueron excavados por Pedro Rasines y actualmente se encuentran depositados en el MUPAC

Referencia del trabajo:

Rios-Garaizar, J., 2020. Microlithic lithic technology of Neandertal shellfishers from El Cuco rockshelter (Cantabrian Region, northern Spain). Journal of Archaeological Science: Reports 30, 102201. https://doi.org/10.1016/J.JASREP.2020.102201

Referencias:

Gutiérrez-Zugasti, I., Cuenca-Solana, D., Rasines del Río, P., Muñoz, E., Santamaría, S., Morlote, J.M., 2013. The role of shellfish in hunter–gatherer societies during the Early Upper Palaeolithic: A view from El Cuco rockshelter, northern Spain. Journal of Anthropological Archaeology 32, 242–256. https://doi.org/10.1016/j.jaa.2013.03.001

Gutiérrez-Zugasti, I., Rios-Garaizar, J., Marín-Arroyo, A.B., Rasines del Río, P., Maroto, J., Jones, J.R., Bailey, G.N., Richards, M.P., 2018. A chrono-cultural reassessment of the levels VI–XIV from El Cuco rock-shelter: A new sequence for the Late Middle Paleolithic in the Cantabrian region (northern Iberia). Quaternary International 474, 44–55. https://doi.org/10.1016/j.quaint.2017.06.059

Marín-Arroyo, A.B., Rios-Garaizar, J., Straus, L.G., Jones, J.R., de la Rasilla, M., González Morales, M.R., Richards, M., Altuna, J., Mariezkurrena, K., Ocio, D., 2018. Chronological reassessment of the Middle to Upper Paleolithic transition and Early Upper Paleolithic cultures in Cantabrian Spain. PLOS ONE 13, e0194708. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0194708

Muñoz Fernández, E., Montes Barquín, R. (Eds.), 2007. Intervenciones arqueológicas en Castro Urdiales, tomo III. Arqueología y arte rupestre paleolítico en las cavidades de El Cuco o Sobera y La Lastrilla. Excmo, Ayuntamiento de Castro Urdiales. Concejalía de Medio Ambiente y Patrimonio Arqueológico, Castro Urdiales.

Rios-Garaizar, J., 2017. A new chronological and technological synthesis for Late Middle Paleolithic of the Eastern Cantabrian Region. Quaternary International 433, Part, 50–63. https://doi.org/10.1016/j.quaint.2016.02.020

Villa, P., Soriano, S., Pollarolo, L., Smriglio, C., Gaeta, M., D’Orazio, M., Conforti, J., Tozzi, C., 2020. Neandertals on the beach: Use of marine resources at Grotta dei Moscerini (Latium, Italy). PLOS ONE 15, e0226690. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0226690

In 2015 my friend and colleague Yuri Demidenko told me that he wanted to know something about the use of a particular type of lithic tools, the Sagaidak-Muralovka-type microliths. This long name refers to small lithic elongated micro flakes with a marginally backed edge, which are typical from assemblages dated to the Last Glacial Maximum in Central and Eastern Europe. I met Yuri in the Max Planck Institute of Leipzig in 2008 or 2009, and since then we kept in contact and spoke about making some investigation together. The opportunity appeared when Yuri contacted Petr Škrdla for the study of a recently excavated assemblage found in the vicinity of Mohelno-Plevoce, in Moravia (Czech Republic). This collection has a great interest for Y. Demidenko, because it had similar features than the so-called Epi-Aurignacian from Ukraine and western Russia, whose origins and links with other coeval cultural complexes are of great interest for understanding the population dynamics of the Last Glacial Maximum in Eastern Europe. In Mohelno-Plevoce, for the first time this cultural complex (‘Epi-Aurignacian with Sagaidak-Muralovka-type microliths’) has been identified, and its position in central Europe opened diverse possibilities for contacts and relationships with eastern and western cultural complexes, for example the Aurignacian V. Also, the Mohelno-Plevoce site was of great interest because it was found in a region with a continuous gravettian occupation record that abruptly ended when the climatic conditions get worse. For me it was a good opportunity to see the technological behavior of pioneer populations entering into a new and unknown territory with the only help of few tools and their survival skills. Now the results of this joint research have been published on-line in the prestigious journal Comptes Rendus Palevol (Rios-Garaizar et al. 2019).

1-s2.0-S1631068318301416-gr1

Location map. Base cartography obtained from the European Environment Agency. Rivers and bathymetry obtained from Natural Earth. Alpine and LGM glacial sheets obtained from Becker et al., 2015.

The site of Mohelno-Plevovce has two clearly-separated occupation areas (KSA and KSB) dated to ca. 23.000 years ago, when the the ice sheet was located only 300 km north from the site. The two units corresponding with short human occupations are separated only by a 3–4-meter distance and no refitting between them has been made, suggesting that they were occupied at different times. Each area yielded a similar but distinct lithic assembalge characterized by a variable use of local (rock crystal and quartz- less than 1 km from the site) and imported (erratic flint- 150-200km to the northeast – and radiolarite- 250km to the southeast) raw materials. Interestingly the Stránská Skála Jurassic chert, situated 30 km far away and extensively used during the Early Upper Paleolithic was not used at all, suggesting that it was not accessible or simply that these pioneer populations didn’t know about its existence. The assemblages are characterized by the small size of artefacts and by the simplicity of the production system, which is orientated towards the serial production of elongated chips (no more than 1.5 cm long) and microblades, obtained from carinated atypical endscrapers and bladelet/microblade cores. This ‘micro-debitage’ was oriented towards the production of tiny ‘pseudo-Dufour’/’Sagaidak-Muralovka’-type microliths. Other tools represented are endscrapers, burins and splintered pieces. In addition, the bipolar anvil core technology was used to produce rock crystal and some erratic flint and radiolarite chips.

1-s2.0-S1631068318301416-gr3

Example of impact traces identified in a microlith from KSB.

In 2015 and 2016 I stayed for some weeks at the Institute of Archaeology of ASCR in Brno, and worked there with Yuri Demidenko and Petr Škrdla. We selected a sample of 124 pieces (4 pieces from KSA and 60 pieces from KSB) for the use-wear analysis. The assemblages were rather well preserved and different uses were identified. In both sites many microliths revealed fractures and damage caused by projectile impact. Also, in KSB the work of hide with abrasives is prevalent, while in KSA medium-hard organic materials are better represented, but this does not, however, necessarily represent actual differences in the activities carried out in both places. Most of the traces related with hide work in KSB appear in highly curated and recycled tools, and may represent activities that did not take place at Molheno-Plevoce, but somewhere off-site. On the other hand, the working of medium-hard organic materials KSA was probably carried out in situ.

1-s2.0-S1631068318301416-gr6

Top: carinated atypical endscraper used for hide scraping and mineral (ochre?) cutting; Middle: Carinated atypical endscraper used for hide scraping and hard mineral (ochre?) scraping; Bottom: endscraper recycled into splintered piece (two fragments) used for hide scraping and chiseling.

The use-wear analyses of the lithic assemblages from Mohelno-Plevovce have provided interesting information about the activities carried out within the two stone structures excavated there (KSA and KSB). In both loci the most represented task is rearming with microlithic armatures. However, there are differences between the two loci: in KSA bone and antler work has been identified, while in KSB hide scraping is more represented. Some of these activities probably were not carried out in situ because they represent earlier tasks done using heavily curated and recycled tools. These differences are also visible in other features of the lithic assemblages, for example in the use of imported erratic flint (KSA) versus the use of local rock-crystal (KSB). The characteristics of these two occupations — namely activities mostly related with re-gearing; the use of local lithic raw materials when transported tools and blanks are exhausted after a long use-life; the importance of microlith — composed tools; and the repeated short term occupations at the site — fit perfectly with the expected archaeological signature of pioneer populations entering in southern Moravia during the Last Glacial Maximum.

References:

Demidenko, Y.E., Škrdla, P., Rios-Garaizar, J., 2017. EpiAurignacian with Sagaidak-Muralovka-Type Microliths in the South of Eastern Europe and its European Perspectives. Археологія і давня історія України 24, 38–52.

Rios-Garaizar, J., Škrdla, P., Demidenko, Y.E., 2019. Use-wear analysis of the lithic assemblage from LGM Mohelno-Plevovce site (southern Moravia, Czech Republic). Comptes Rendus Palevol. https://doi.org/10.1016/J.CRPV.2018.11.002

Škrdla, P., Nejman, L., Bartík, J., Rychtaříková, T., Nikolajev, P., Eigner, J., Nývltová Fišáková, M., Novák, J., Polanská, M., 2016. Mohelno – A terminal Last Glacial Maximum industry with microlithic tools made on carenoidal blanks. Quaternary International 406, 184–194. https://doi.org/10.1016/j.quaint.2015.05.055

Hasta siempre Ilu

Ayer nos dejó mi querida amiga Iluminada Ortega Cordellat.

Ilu en la última campaña de Aranbaltza

Conocí a Ilu en el año 2000 cuando, en el inicio de mi tesis, comencé a colaborar con ella y con su mujer, Laurence Bourguingnon. Recuerdo una primera visita a Bergerac en la que pudimos ver los increíbles materiales auriñacienses de Barbas III, que publicamos años después. Desde ese primer encuentro tanto ella como Laurence me brindaron su más sincera amistad y cariño, y gracias a ellas aprendí mucho de lo que sé de tecnología lítica del Paleolítico Medio y Superior. A lo largo de los años Ilu y yo seguimos colaborando de manera muy intensa, primero estudiando distintos yacimientos de Bergerac como Vieux Coutets, Cantalouette II o Garris III, y desde 2014 en la codirección del proyecto de excavación de Aranbaltza. Nuestra amistad se forjó en innumerables visitas a Bergerac, sus visitas al País Vasco, las excavaciones, los congresos y alguna que otra fiesta.

Ilu era una persona vital, luchadora e idealista y una gran arqueóloga. Mucho de lo que sabemos hoy en día de la industria lítica Auriñaciense en el occidente de Europa se lo debemos a ella, aunque muchas veces esta contribución no ha sido suficientemente reconocida. Era también una gran arqueóloga de campo, con una gran intuición y una metodología depurada tras decenas de excavaciones programadas y de urgencia.

Resulta difícil en este momento resumir de manera apropiada lo que ha supuesto para mí su pérdida. Su marcha nos deja un gran vacío, y como pasa siempre tras una muerte prematura, se nos queda una sensación amarga en el corazón porque somos conscientes de la multitud de cosas que dejaremos de compartir y pelear con ella.

Hasta siempre amiga!!

A continuación reproduzco el texto que enviamos a Arkeoikuska 2017 y que acaba de salir publicado recientemente. Incluyo también la foto que adjuntamos al texto y que, por motivos de calidad, los editores de Arkeoikuska decidieron no incluir.

photo_2019-02-11_10-34-18.jpg

Portada de Arkeoikuska 2017

El hábitat neandertal en el valle de Alzolaras, yacimientos de Amalda y Amalda III (Zestoa). I Campaña

Dirección: Joseba Rios-Garaizar, Laura Sánchez-Romero
Financiación: Diputación Foral de Gipuzkoa

II. Resumen:
La primera campaña de excavación sobre el hábitat neandertal en el valle de Alzolaras ha tenido como objetivo revisar la secuencia estratigráfica del yacimiento de Amalda I, excavado por J. Altuna entre 1979 y 1984, así como comenzar con el estudio geomorfológico del valle. Los resultados obtenidos permiten precisar algunos aspectos de la estratigrafía que resultarán relevantes de cara a la interpretación de la formación de los niveles VII (Musteriense) y VI (Gravetiense) de la secuencia.

III. Texto:
La intervención arqueológica de 2017 se centró en uno de los márgenes dejados por la excavación de los años 80 (Banda G, cuadros 11-13). Se excavaron 200×50 cm, pudiéndose identificar varios niveles estratigráficos que han sido contrastados con la descripción estratigráfica dada por Altuna (Altuna, 1990). De esta forma, se ha identificado una secuencia con un nivel de gravas en la base (nivel 9), encima del cual se desarrolla un paquete limo-arcilloso estéril (nivel 8). Por encima de este nivel, se ha identificado otro de limos y arcillas (7b), con clastos de caliza a techo (7a), con material arqueológico (fauna e industria lítica tallada) que se puede adscribir al Musteriense. Por encima de esta unidad, se localiza otra en la que se ha identificado la sucesión de, al menos, dos eventos: uno en el que se han depositado limos y arcillas, y otro en el que predominan los cantos calizos (nivel 6) y donde se han recuperado restos de industria lítica y fauna del Paleolítico Superior inicial, probablemente Gravetiense. Además, se limpió la superficie del nivel 9 (revelada por la excavación de J. Altuna) y se unió con el sondeo profundo realizado en el cuadro F8. Este sondeo se vació y se limpiaron sus lados para poder observar la secuencia estratigráfica por debajo del nivel 9.

perfil_final_1

Reconstrucción fotogramétrica de la superficie de excavación (Foto Laura Sánchez Romero)

Al finalizar la excavación, se tomaron muestras de polen y de sedimento en el sector N de la zona excavada y en las secciones del nivel 16 de la terraza fluvial. En total, se realizaron dos columnas de polen (7 muestras): cinco muestras en la columna A (A0-A4), donde fueron muestreados los cinco niveles principales (6a, 6b, 7a, 7b y 8); y dos muestras en la columna B (B1-B2), siendo la muestra B1 del nivel 9 y la B2 del nivel 16. Estas muestras se ampliaron para obtener muestras de sedimento de los distintos niveles observados. Además de todas las muestras recogidas, se seleccionaron algunas calizas de la cavidad para analizar su composición y valorar la posibilidad de que el origen del sedimento de los niveles 6, 7 y 8 sea la disolución de la caliza. Durante esta intervención, se tomaron muestras de sedimento para datación por OSL del nivel 7 (sector S) y del nivel arcilloso (16) localizado sobre la primera terraza de cantos, en el sondeo de F8. Finalmente, se realizó un escaneo 3D de la cavidad, además de tomar fotografías del entorno exterior de la cueva mediante el uso de un drone pilotado.

Joseba Rios-Garaizar, Laura Sánchez-Romero, Theodoros Karampaglidis, Alfonso Benito-Calvo

Referencia:

Rios-Garaizar, J., Sánchez-Romero, L., Karampaglidis, T., Benito-Calvo, A., 2018. El hábitat neandertal en el valle de Alzolaras, yacimientos de Amalda y Amalda III (Zestoa). I Campaña. Yacimiento Paleolítico al aire libre. Arkeoikuska: Investigación arqueológica 2017, 404.