Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 agosto 2013

En el número 25 del Periódico de Atapuerca publiqué este artículo sobre el Chatelperroniense (pp. 10). Debido a los lógicos problemas de espacio de un formato como este hubo que comprimir el contenido del artículo, aquí tenéis la versión “extendida”:

El Chatelperroniense es uno de los tecnocomplejos paleolíticos que ha despertado mayor interés en las últimas décadas. Inicialmente fue interpretado como una cultura del Paleolítico Superior hasta que, a finales de los 70 y comienzos de los 80, esta imagen cambió. La aparición en los yacimientos franceses de Arcy sur Cure y Saint Cesaire de restos de neandertal asociados a niveles Chatelperronienses abrió un intenso debate acerca de su naturaleza y de su significado en el proceso de tránsito del Paleolítico Medio al Superior y de extinción de los neandertales.

Actualmente el Chatelperroniense se caracteriza por una industria lítica muy avanzada, en la que destacan los núcleos laminares de explotación bipolar y un utillaje característico compuesto fundamentalmente por puntas de Chatelperrón, raspadores sobre lasca y láminas de retoque marginal. Dentro de la industria ósea se documentan azagayas, punzones, retocadores y alisadores. Además en algunos yacimientos, especialmente en el de de Arcy-Sur-Cure, se han recuperado numerosos objetos de adorno realizados en diente y hueso (Caron et al 2011).

La cronología de este tecnocomplejo está actualmente en revisión. Su cercanía al límite de aplicación del C14 había provocado en el pasado numerosas incertidumbres sobre las dataciones. Los nuevos resultados ofrecidos por las dataciones de muestras tratadas mediante ultrafiltración (Hublin et al 2011) sitúan el Chatelperroniense entre hace 40-45.000 años (dataciones calibradas).

La dispersión geográfica de los yacimientos Chatelperronienses es reducida, se documentan cuatro focos principales, uno en torno a la región de París, otro en Dordoña, otro en Charente y finalmente uno en el País Vasco. Los tipos de yacimientos son muy variables, destacando, además de las largas secuencias en cueva como Quinçay o Arcy-Sur-Cure, los yacimientos al aire libre como Tambourets, Vieux-Coutets o Le Basté. En la Península Ibérica sólo encontramos evidencias chatelperronienses en la región cantábrica. Destacan los yacimientos de Morín (Maiilo Fernández, 2005), que presenta una industria con rasgos arcaicos, Labeko Koba, interpretado como un alto de caza (Rios et al 2012a), y el recientemente descubierto yacimiento al aire libre de Aranbaltza (Rios et al 2012b).

Mapa chatelperroniense2-02

Mapa del occidente europeo con la localización de los principales yacimientos Chatelperronienses (base cartográfica Eric Gaba – Wikimedia Commons user: Sting) /Imagen:JosebaRíosGaraizar/CENIEH

Actualmente se está produciendo un intenso debate acerca de la naturaleza del Chatelperroniense. Una de las posturas defendida con mayor intensidad en los últimos años, fundamentalmente por J. Zilhao y F. d’Errico, plantea que el Chatelperroniense es un producto original de los Neandertales, cuyas sociedades están cambiando antes de la llegada de los Humanos Modernos a Europa (d’Errico et al 1998). Otros, como P. Mellars, piensan que el Chatelperroniense es una especie de imitación del Auriñaciense, resultado del contacto y aculturación entre Humanos Modernos y Neandertales. Otros como J.-J- Hublin o M. Roussel defienden que las características avanzadas del Chatelperroniense se producen por una difusión de Humanos Modernos establecidos en el Centro y Este de Europa (Hublin et al 2012). Finalmente J-G. Bordes y O. Bar-Yosef plantean la posibilidad de que la asociación entre restos de neandertal y niveles Chatelperronienses sea falsa y que este tecnocomplejo sea, de hecho, un producto de los primeros Humanos Modernos que alcanzan el occidente europeo Bar-Yosef & Bordes 2010). En los próximos años seguramente se profundizará en este debate, no obstante parece que sólo la aparición de nuevas e incontestables evidencias podrá arrojar algo de luz sobre el mismo.

ResearchBlogging.org
Bar-Yosef O, & Bordes JG (2010). Who were the makers of the Châtelperronian culture? Journal of human evolution, 59 (5), 586-93 PMID: 20692683

Caron F, d’Errico F, Del Moral P, Santos F, & Zilhão J (2011). The reality of Neandertal symbolic behavior at the Grotte du Renne, Arcy-sur-Cure, France. PloS one, 6 (6) PMID: 21738702

d’Errico, F, Zilhao, J, Julien, M, Baffier, D, Pelegrin, J, Conrad, N.J, Demars, P.-Y, Hublin, J.J, Mellars, P, Mussi, M, Svoboda, J, Taborin, Y, Toscano, L.G.V, & White, R (1998). Neanderthal Acculturation in Western Europe?: A Critical Review of the Evidence and Its Interpretation [and Comments and Reply] Current Anthropology, 39 DOI: 10.1086/204689

Hublin JJ, Talamo S, Julien M, David F, Connet N, Bodu P, Vandermeersch B, & Richards MP (2012). Radiocarbon dates from the Grotte du Renne and Saint-Césaire support a Neandertal origin for the Châtelperronian. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 109 (46), 18743-8 PMID: 23112183

Maillo Fernández, J. M (2005). La producción laminar en el Chatelperroniense de Cueva Morín: modalidades, intenciones y objetivos Trabajos de Prehistoria, 62, 47-64

Rios-Garaizar, J, Arrizabalaga, A, & Villaluenga, A (2012). Haltes de chasse du Châtelperronien de la Péninsule Ibérique L’Anthropologie, 116, 532-549 DOI: 10.1016/j.anthro.2012.10.001

Rios-Garaizar, J, Libano Silvente, I, & Garate Maidagan, D (2012). El yacimiento chatelperroniense al aire libre de Aranbaltza (Barrika, Euskadi) Munibe (Antropologia-Arkeologia), 63, 81-92

Read Full Post »