Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8 junio 2015

El yacimiento de la cantera de Punta Lucero, descubierto por I. Líbano en 1987, contiene el registro paleontológico de vertebrados cuaternario más antiguo del País Vasco, con nueve especies de macro-mamíferos representadas, entre las que destacan el tigre dientes de sable. Estes formidable carnívoro quedaró atrapado, junto al resto de animales, en una sima hace unos 600-400.000 años, en un momento que coincide con las primeras evidencias achelenses en Europa.

Reconstrucción de Homotherium latidens realizada por http://brokenmachine86.deviantart.com/art/Homotherium-latidens-363607015

Reconstrucción de Homotherium latidens realizada por BrokenMachine86 http://brokenmachine86.deviantart.com/art/Homotherium-latidens-363607015

El yacimiento de Punta Lucero se encontraba en la falda NW del monte del mismo nombre situado en la desembocadura de la Ría de Bilbao. En este lugar, a partir de 1985 se iniciaron las obras del llamado Superpuerto de Bilbao, que incluían el levantamiento de un dique en Punta Lucero. Para su construcción se emplearon 20 millones de toneladas de piedra que se obtuvieron de la cantera abierta a tal efecto en la falda del monte. La apertura de esta cantera no sólo cambió de manera radical la fisonomía de la entrada de la Ría de Bilbao sino que en el proceso arrasó probablemente con numerosas cavidades quedando solo testigos de algunas de ellas.

Vista aerea de Punta Lucero antes de la construcción del Superpuerto de Bilbao

Vista aerea de Punta Lucero antes de la construcción del Superpuerto de Bilbao. Imagen obtenida de http://farm4.static.flickr.com/3410/3262616691_5633c93757_o.jpg

El yacimiento de Punta Lucero es uno de estos testigos que pudo ser parcialmente rescatado después  de dos intervenciones de salvamento en 1988 y 1992 dirigidas por Pedro Castaños. Los restos se encontraban muy concrecionados y afectados por distintos procesos diagenéticos. Poco después de la excavación de 1988, P. Castaños publicó el estudio paleontológico del yacimiento interpretando el yacimiento como un sitio exclusivamente paleontológico con una cronología del “interestadial Riss-Würm o inicios del Würm” (Castaños 1988). Posteriormente, en el marco de un proyecto de investigación más amplio acerca de las ocupaciones humanas más antiguas de Bizkaia, el paleontólogo Asier Gómez-Olivencia, revisó los materiales de Punta Lucero en el Arkeologi Museoa de Bilbao, identificando, gracias a un canino con el típico perfil aserrado, la presencia de Homotherium o tigre dientes de sable.

Este espectacular hallazgo llevó a la revisión de todo el conjunto por un nutrido de especialistas, incluyendo fósiles recuperados por el descubridor del yacimiento después de las campañas de urgencia y antes de la destrucción definitiva del yacimiento. Este equipo multidisciplinar ha evaluado el conjunto paleontológico, los procesos de formación del yacimiento y los procesos de acumulación de los restos de fauna, así como las implicaciones que estos resultados tienen para el conocimiento de este periodo tan desconocido de la Prehistoria de la Región Cantábrica. Estos resultados se han publicado en la prestigiosa revista Quaternary Science Reviews (Gómez-Olivencia et al. 2015).

Gracias a este estudio se ha podido presentar una lista de animales en la que además de los ya mencionados H. latidens, P. gombaszoegensis y C. mosbachensis, se han identificado restos de rinoceronte, ciervos, megaceros, bisontes, uros y zorro.

Restos de Homotherium latidens recuperados en el yacimiento de Punta Lucero

Restos de Homotherium latidens recuperados en el yacimiento de Punta Lucero (Gómez-Olivencia et al. 2015) http://ars.els-cdn.com/content/image/1-s2.0-S0277379115001870-gr8.jpg

Restos de Canis Mosmachensis (antepasado del lobo) recuperados en Punta Lucero

Restos de Canis mosbachensis (antepasado del lobo) recuperados en Punta Lucero (Gómez-Olivencia et al. 2015) http://ars.els-cdn.com/content/image/1-s2.0-S0277379115001870-gr12.jpg

Esta asociación de fauna permite comparar este yacimiento con otros de la Península Ibérica como el yacimiento de Trinchera Dolina en Atapuerca, siendo el conjunto de Punta Lucero ligeramente más reciente o prácticamente contemporáneo a TD8. En la Región Cantábrica el único yacimiento con una asociación faunística semejante sería el de Mestas del Con en Asturias, en el que Crusafont (1959) identificó distintas especies incluyendo Homotherium crenatidens y Ursus etruscus, aunque desgraciadamente los restos publicados por este autor están en la actualidad desaparecidos..

El análisis tafonómico del yacimiento sugiere que la acumulación de Punta Lucero es estrictamente natural. El yacimiento, que rellena una sima, probablemente actuó como trampa natural para distintos animales. Desgraciadamente, la destrucción parcial del yacimiento por la cantera ha impedido hacer una evaluación más precisa de estos aspectos.

La comarca en torno a la ría de Bilbao es muy rica en yacimientos arqueológicos, con algunos ejemplos de yacimientos de gran antigüedad como Mendieta II, Mendibarrena o Moreaga, que datan probablemente del final del Pleistoceno Medio (300-115.000 años). Otros yacimientos del País Vasco contienen evidencias de ocupación humana de una cronología semejante. Dos de ellos, Arlanpe y Lezetxiki, se localizan en sistemas kársticos fósiles que actualmente aparecen a una altitud moderada (225 m en el caso de Arlanpe y 345 m en el de Lezetxiki) igual que sucede en el caso de Punta Lucero (307 m sobre el nivel del mar). Hasta el momento estas son algunas de las escasas evidencias que disponemos para tratar de reconstruir cómo, cuándo y en qué medio ambiente se produjeron las primeras ocupaciones humanas de la encrucijada vasca.

Referencias:

Gómez-Olivencia, A., Sala, N., Arceredillo, D., García, N., Martínez-Pillado, V., Rios-Garaizar, J., Garate, D., Solar, G., Libano, I., 2015. The Punta Lucero Quarry site (Zierbena, Bizkaia): a window into the Middle Pleistocene in the Northern Iberian Peninsula. Quaternary Science Reviews 121, 52–74.

Disponible también en Academia y Research Gate

Para consultar el estudio inicial:

Castaños Ugarte, P., 1988. Estudio de los restos de la cantera de Punta Lucero (Abanto y Ciérvana, Bizkaia). Kobie (Paleoantropología) 17, 157–165.

La referencia de Mestas del Con

 

Crusafont, M., 1959. El yacimiento de mamíferos del Villafranquiense Superior de Mestas de Con (Asturias). Speleon, 10, pp. 275–302.

 

Read Full Post »

Kobeaga II

En el año 1996 el profesor de la Universidad de Deusto J. M. Apellaniz me propuso realizar un trabajo de investigación de fin de carrera sobre el tránsito entre el Mesolítico y el Neolítico a partir del registro arqueológico del yacimiento de Kobeaga II. Para ello me proporcionó el cuaderno de campo de la excavación, realizada en 1973 por el Seminario de Arqueología de la Universidad de Deusto bajo la dirección de Apellaniz, y me facilitó el acceso a los materiales depositados por aquel entonces en el Museo Arqueológico, Etnográfico e  Histórico Vasco (MAEHV). El principal interés del yacimiento derivaba de la asociación aparente entre restos de cerámica, material lítico de aspecto mesolítico y una datación obtenida a partir de un biapuntado óseo de 6.945+/-95 BP. Esta aparente coincidencia llevó a que distintos autores considerasen el yacimiento de Kobeaga II como un ejemplo de contactos entre poblaciones mesolíticas con poblaciones neolíticas del Valle del Ebro o como un ejemplo de neolitización temprana.

El estudio presentado en 1997 permitió evaluar que la formación del depósito arqueológico había sido compleja y que no se podía relacionar la datación del biapuntado óseo con los escasos y poco característicos restos que servían de argumento para la hipótesis neolítica. Concluimos, por tanto, que Kobeaga II se trataba de una ocupación mesolítica de carácter ocasional por parte de grupos que realizaban una explotación intensiva del entorno, incluyendo recursos litorales.

Imagen obtenida de http://arquitecturaaescalareducida.blogspot.com.es/2010/05/la-cueva-de-kobeaga-vivir-en-la.html

Recreación del hábitat mesolítico de Kobeaga II. Imagen obtenida de http://arquitecturaaescalareducida.blogspot.com.es/2010/05/la-cueva-de-kobeaga-vivir-en-la.html

Curiosamente al mismo tiempo que comencé esta investigación el arqueólogo Juan Carlos López Quintana había revisado ya la estratigrafía de la excavación de Apellaniz y se encontraba revisando la colección arqueológica. Poco después dirigió una campana de excavación en el yacimiento con el objeto de verificar la estratigrafía y obtener nuevas muestras con las que mejorar el conocimiento de las condiciones ambientales, de la cronología y de los restos de cultura material de Kobeaga II.

Quizá saber que se iban a publicar resultados más completos, unido a la inseguridad típica de una primera investigación, fueron los motivos por los cuales no me atreví en su momento a intentar publicar este trabajo. Después me decanté por otra transición, en este caso la del Paleolítico Medio al Superior, y dejé de lado a los últimos cazadores-recolectores. Sin embargo hace más o menos un año volví a  ver este trabajo, lo ojeé y no me pareció tan malo. Poco después lo comparé con los resultados de la investigación de J. C. López Quintana y no diferían tanto en lo que se refería al reestudio de la colección de Apellaniz. Sin embargo lo que me hizo sentirme más orgulloso es que para este trabajo nadie me asesoró con el estudio de la industria lítica, ni me enseñó a dibujar, ni a interpretar una estratigrafía, y creo que si tuviese que hacer hoy este trabajo, aunque lo abordaría de otra manera, mantendría muchas semejanzas con lo que hice hace 18 años.

Haciendo un pequeño resumen de los resultados de J. C. López Quintana, y que presentan perfectamente la relevancia del yacimiento,  se observan 3 horizontes de ocupación diferentes. Uno en la base que se corresponde con un Mesolítico Avanzado o Epipaleolítico Geométrico, datado en 7690+/-270 BP.  Otro por encima de este que se correspondería con la datación del biapuntado óseo y que tendría la misma caracterización cultural que el anterior. Finalmente, un horizonte de ocupación, probablemente del último tercio del VII milenio BP, que se relacionaría con la cerámica recuperada por Apellaniz. Los datos climáticos apuntan a unas condiciones templadas y húmedas a lo largo de toda la secuencia. Desde el punto de vista de la explotación de recursos, se observa un uso de madera de árboles caducifolios (roble) como combustible, la explotación del ciervo, corzo y jabalí, y la recolección de moluscos marinos. Desde el punto de vista de los recursos abióticos se observa un uso de materia prima eminentemente local (López Quintana 2005).

Referencias:

Apellaniz Castroviejo, J.M. 1975. El campamento mesolítico de pescadores de Kobeaga II (Ispaster)”, Noticiario Arqueológico Hispánico. Prehistoria 4, 229-240.

López Quintana, J. C. 2005. Organización del territorio durante la transición al Neolítico en el Cantábrico oriental: lo ejemplos de Urdaibai y Gorbeia. In: Arias Cabal, P. , Ontañón Peredo, R. García-Moncó Piñeiro, C. (eds): Actas del III Congreso del Neolítico en la Península Ibérica. Universidad de Cantabria, Santander pp 435-444.

López Quintana, J. C. 2000. El yacimiento prehistórico de la cueva de Kobeaga II (Ispaster, Bizkaia): cazadores-recolectores en el País Vasco atlántico durante el VIII y VII milenio B.P. Illunzar 98/00, 4, 83-162.

Rios-Garaizar, J. 1997. Asentamiento, tecnología y fuentes de aprovisionamiento del yacimiento Epipaleolítico de Kobeaga II. Trabajo de Investigación de Licenciatura. Universidad de Deusto. Dirección J. M. Apellaniz. 125 pag.

 

 

Read Full Post »