Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Calcolítico’

En 2011 cuando Iñaki Líbano nos enseño a Diego Garate y a mí la colección lítica que había recuperado en el paraje de Aranbaltza (Barrika) supe inmediatamente que se trataba de un yacimiento fundamental para responder a dos cuestiones principales de la arqueología paleolítica en la Región Cantábrica: Cómo era el hábitat paleolítico al aire libre, en comparación con el rico registro disponible en las cuevas de la región; y si la presencia del Chatelperroniense en la Región era tan escasa y se limitaba a pequeños altos de caza, tal y como habíamos planteado en una reciente publicación (Rios-Garaizar et al. 2012a).

Inmediatamente estudiamos la colección de I. Líbano y pudimos demostrar que nos encontrábamos ante un conjunto lítico en el que la mayor parte de los restos se podían asignar sin problemas al tecnocomplejo Chatelperroniense, y gracias a esto pudimos evaluar que otros conjuntos cercanos como el de Ollagorta (Barrika), recuperado por J. M. Barandiarán en un sondeo de 1959, se podían atribuir al mismo tecnocomplejo (Rios-Garaizar et al. 2012b).

2014-08-18 11.30.31

Estilizada punta de Chatelperrón excavada en el sector II de Aranabaltza (Foto: Joseba Rios-Garaizar)

El siguiente paso fue proponer a la Diputación Foral de Bizkaia la posibilidad de realizar un sondeo con el objetivo de evaluar si la zanja de canalización que había sacado a la superficie la colección del I. Líbano había destruido la totalidad del yacimiento, o si por el contrario había zonas en las que existía todavía un depósito estratigráfico intacto. Este punto era especialmente crucial porque uno de los grandes déficits de los yacimientos paleolíticos al aire libre de la región es la ausencia de estratigrafías (Arrizabalaga et al. 2015). Así, en Marzo de 2013 hicimos un pequeño sondeo manual y tuvimos la fortuna de localizar un depósito sedimentario que no había sido afectado ni por la canalización, ni por la cantera de áridos que estuvo en explotación hasta los años 60, ni por las posteriores plantaciones de eucaliptos. Ese mismo año acometimos la primera campaña de excavación y Aranbaltza comenzó a revelar sus sorpresas.

En las tres primeras campañas hemos podido descubrir, además de retazos de las ocupaciones chatelperronienses, una serie de niveles de inicio del Pleistoceno Superior y tal vez de final del Medio, con ocupaciones del Paleolítico Medio que parecen corresponderse con un hábitat estructurado al aire libre. Además hemos identificado restos pertenecientes a ocupaciones de los últimos cazadores recolectores, en el transito Pleistoceno-Holoceno, y restos de un campamento de época Calcolítica (Rios-Garaizar 2014, Rios-Garaizar et al. 2015).

2015-08-03 13.43.33

Excavación de las ocupaciones del paleolítico Medio en el sector I de Aranbaltza (Foto: Joseba Rios-Garaizar)

En esta IV campaña, financiada por la Diputación Foral de Bizkaia y coordinada desde el CENIEH y el INRAP, contamos con la colaboración del Ayuntamiento de Barrika, que cede el espacio para el laboratorio de campo y las instalaciones de cribado con agua; del Club Hípico Barrika, en cuyas instalaciones se encuentra el yacimiento; y de Edestiaurre Arkeologia Elkartea que colabora con medios humanos en el desarrollo de la campaña.

El objetivo principal de este año, una vez terminada en 2015 la excavación de la ocupación del Paleolítico Medio, es ampliar la superficie del nivel Chatelperroniense excavado en 2013, además prepararemos la zona de excavación en el sector III del yacimiento para la nueva fase del proyecto que comenzará en 2017.

 

Referencias:

Rios-Garaizar, J., Arrizabalaga, Á., Villaluenga, A., 2012a. Haltes de chasse du Châtelperronien de la Péninsule Ibérique. Labeko Koba et Ekain (Pays Basque Péninsulaire). L’Anthropologie. 116, 532–549. doi:http://dx.doi.org/10.1016/j.anthro.2012.10.001

Ríos Garaizar, J., Libano Silvente, I., Garate Maidagna, D., 2012b. El yacimiento chatelperroniense al aire libre de Aranbaltza (Barrika, Euskadi). Munibe (Antropologia-Arkeologia) 63, 81–92.

Arrizabalaga, A., Rios-Garaizar, J., Alvarez-Alonso, D., 2015. The past is out there: Open-air Palaeolithic sites and new research strategies in the Cantabrian region (northern Iberia). Quaternary International 364, 181–187. doi:10.1016/j.quaint.2014.07.051

Rios-Garaizar, J., 2014. Aranbaltza. Yacimiento Paleolítico al aire libre. Arkeoikuska: Investigación arqueológica. 2013, 175–178.

Rios-Garaizar, J., Ortega Cordellat, I., San Emeterio Gómez, A., Libano Silvente, I., Iriarte-Avilés, E., Garate Maidagan, D., 2015. Aranbaltza. Yacimiento paleolítico al aire libre. II Campaña. Arkeoikuska: Investigación arqueológica. 2014, 165–167.

 

 

Anuncios

Read Full Post »

Un estudio reciente publicado en la revista Journal of Archaeological Science trata la controvertida cuestión de la interpretación de las tumbas megalíticas como reflejo de sociedades igualitarias o como una práctica ideológica que trata de enmascarar una creciente desigualdad social. Mediante el análisis de 7 tumbas megalíticas de la Rioja Alavesa y de la Sierra de Cameros los autores del artículo concluyen que en el Neolítico Final hay sesgos por edad y por sexo, mientras que en el Calcolítico Medio y Final entran en juego criterios de selección de tipo socio-económico.

El planteamiento del trabajo parte de la premisa de que no toda la población es enterrada y plantean la posibilidad de analizar los patrones demográficos de los enterramientos para, comparándolos con los patrones esperados en sociedades “arcaicas”, observar sesgos por edad y por sexo.

El megalitismo en la Rioja Alavesa y la Sierra de Cameros es un fenómeno que se relaciona con el megalitismo de la Meseta Norte. Tiene su apogeo al final del Neolítico aunque durante el Calcolítico algunas tumbas megalíticas se siguen utilizando, conviviendo en este caso con otro tipo de enterramientos como las fosas en cueva. Se analiza un total de 7 tumbas megalíticas, tres de Rioja Alavesa-Sonsierra (Alto de la Huesera, San Martín y La Cascaja) y cuatro de Cameros (Collado del Mallo, Peña Guerra III, Collado Palomero I y Fuente Morena), datados entre ca. 3700-1500 cal. BC. En mi opinión esta horquilla cronológica es excesivamente amplia, habida cuenta de que sólo dos dataciones superan la frontera de II milenio cal BC. Así puede plantearse una horquilla cronológica más ajustada para estos dólmenes que va desde 3700 a 2000 cal. BC, esto es algo más de 1.500 años de utilización.

La metodología del análisis demográfico es sencilla. Se ha calculado el Número Mínimo de Individuos (NMI), las estimaciones de edad se basan en criterios tales como el desarrollo dental, el tamaño de los huesos largos, el grado de osificación, la obliteración de las suturas craneales, etc. La determinación del sexo se basa en criterios directos, como la morfología de la pelvis y otros más indirectos derivados de caracteres particulares de la morfología del cráneo y de la mandíbula. Posteriormente se han agrupado los individuos por grupos de edad y sexo y se han calculado las diferencias respecto a una población con un patrón de mortalidad arcaico propio de las sociedades agrícola/pastorales, que está caracterizado por una alta mortalidad infantil. Se echa en falta un mayor detalle a la hora de explicitar la metodología que permite evaluar los procesos tafonómicos que han podido alterar la calidad del registro.

Los resultados, derivados del análisis de 248 individuos, muestran un déficit de individuos < 5 años, una abundancia de los comprendidos entre 5 y 19 años y una carencia de adultos, especialmente de maduros (40-59 años) y seniles (>60). Asimismo observan, aunque resulta más complejo de demostrar estadísticamente, un sesgo hacia el segmento masculino de la población.

Los autores encuentran la explicación de estas anomalías, una vez descartados factores de tipo tafonómico, en motivos culturales. La escasez de niños < 5 años es común al fenómeno megalítico y puede responder al estatus especial de este segmento de edad, en el que una altísima mortalidad suele ser la norma.

La abundancia de jóvenes no parece responder a causas naturales de mortalidad, aunque se plantea que su papel en el cuidado de los rebaños pudo producir una mayor exposición a patógenos de origen animal y por tanto una mortalidad excesiva, o que tuvieran una mortalidad más elevada por efecto de una dieta menos rica en proteínas. Se interrogan sobre otras causas que explique un estatus especial de este segmento de población, por ejemplo el gran impacto emocional y económico que supondría la muerte de estos individuos que, aún siendo niños, están plenamente integrados en las tareas productivas. Finalmente se discuten dos posibilidades, bien que los jóvenes se seleccionan especialmente para ser enterrados, o bien que los adultos y ancianos sean enterrados menos frecuentemente en los monumentos megalíticos.

Por último la escasez de adultos se explica bien por una exclusión deliberada o por una menor esperanza de vida que hace que los individuos maduros y seniles fuesen menos abundantes de lo esperado. No obstante los autores señalan la dificultad metodológica a la hora de realizar asignaciones precisas de edad en estos segmentos de población a partir del registro fósil.

Los problemas metodológicos, junto con problemas tafonómicos y culturales pueden estar también detrás de la aparente abundancia de individuos masculinos, algo que parece sin embargo parece la norma en el el fenómeno megalítico ibérico.

La conclusión de los autores es que los dólmenes analizados son espacios funerarios exclusivos, reservados para grupos concretos dentro de la población que tienen derechos particulares o características socio económicas especificas. Estas características determinan el hecho de ser enterrados de esta manera. Parece que en el Neolítico Final son criterios de sexo y edad los que determinan el hecho de ser enterrado en un dolmen, mientras que en el Calcolítico Medio y Final parecen influir otros factores de tipo socio-económico.

Este trabajo aborda una cuestión, que lejos de estar resuelta, sigue siendo fascinante, como es el origen de los procesos de desigualdad social en las sociedades prehistóricas. Si bien desde hace tiempo parece evidente que no se puede defender que las sociedades neolíticas fueron igualitarias, trabajos como éste ayudan a profundizar en la naturaleza de dichas desigualdades. Se deduce de los resultados del trabajo que a la hora de enterrar o no a los muertos en las tumbas megalíticas operan criterios de edad y sexo. Sin embargo no se aborda en profundidad el hecho de que probablemente están influyendo otros criterios añadidos a la hora de decidir que un individuo se entierre o no de esta manera. En mi opinión, no podemos asumir, al menos no de manera acrítica, que estos enterramientos sean el reflejo de una población completa, sino que probablemente se entierran individuos pertenecientes a grupos específicos dentro de dicha población, lo cual implicaría la existencia de criterios de tipo socio-económico que operarían con anterioridad la selección por edad y género observada por los autores.

En cualquier caso se trata de un trabajo meritorio que, desde un planteamiento innovador y superando las dificultades metodológicas que supone el estudio demográfico en este tipo de contextos, ofrece elementos interesantes para reflexionar sobre la desigualdad social en base a la edad y el género durante la Prehistoria Reciente.

Referencia:

Fernández-Crespo, T., de-la-Rúa, C., 2015. Demographic evidence of selective burial in megalithic graves of northern Spain. Journal of Archaeological Science 53, 604–617.

Read Full Post »

Hace ya unos años que dejaron de publicarse en la revista Kobie las famosas Misceláneas de Ernesto Nolte. En éstas se daba noticia de hallazgos de diversa índole que por su escasa entidad o modestia no daban lugar a un análisis arqueológico en profundidad. Sin embargo para algunos de nosotros, la información contenida en estas Misceláneas ha sido de crucial importancia en el desarrollo de nuestras tareas de prospección o evaluación del potencial arqueológico de un territorio. Esta sección de Arkeomisceláneas pretende recuperar este espíritu y está abierta a colaboraciones.

Hallazgo de una punta foliácea junto al embalse de Albina (Aramaio, Araba):

El 5 de Julio de 2014 localizamos de manera casual una punta foliácea junto al embalse de Albina (Aramaio, Araba), en las coordenadas UTM 3N ETRS89 x: 5300085.87 y: 4760911.12 z: 605. Una inspección superficial del entorno inmediato no reveló ningún otro material arqueológico.

La punta (21x14x3 mm) está fracturada pero conserva la parte mesial y proximal. La materia prima en la que está realizada es un sílex translúcido, de color crema, posiblemente evaporítico del Ebro. La fabricación de la punta se realizó mediante retoque plano cubriente en la cara superior e invasor en la ventral, presentando un pedúnculo ancho y aletas incipientes en los laterales. Puede clasificarse como una punta de pedúnculo normal y aletas agudas incipientes (sensu: Cabanilles 2008), descritas también como punta ojival pedunculada en el yacimiento de San Juan Ante Portam Latinam datado al final del IV milenio BC (Armendariz 2007, fig 5: 676 y 13). La punta presenta múltiples fracturas que parecen relacionadas con un impacto violento, especialmente la fractura lateral izquierda, burinante, con desconchados oblicuos hacia una de las caras planas. Este resto se encuentra depositado en el BIBAT de Vitoria-Gasteiz.

Punta foliácea de Albina

Punta foliácea de Albina

Read Full Post »