Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Cantera’

Acabamos de publicar en la revista Munibe (Antropologia-Arkeologia) los primeros resultados de una investigación liderada por Mikel Arlegi (UPV/EHU-Université de Bordeaux) y Asier Gómez Olivencia (Ikerbasque- UPV/EHU) sobre el célebre yacimiento de Koskobilo. La colina de Koskobilo se localizaba en la margen izquierda del río Arakil y al norte del pueblo de Olazti, en el valle de Burunda (Nafarroa). Actualmente lo que fue una colina es una especie de cubeta tras los trabajos de explotación de la cantera de caliza que proporcionó material para la fabricación de cemento en la factoría de Cementos Portland.

Los trabajos de explotación de la cantera del monte Koskobilo en los años 40 del siglo XX destruyeron un importante yacimiento arqueológico y paleontológico localizado en un sistema kárstico con cueva y simas, de los que hoy en día no queda apenas nada preservado. Los materiales provenientes de esos yacimientos fueron recogidos en las escombreras de la cantera a lo largo del siglo XX y se encuentran hoy diseminados en distintas instituciones y algunos de ellos, como el bifaz del que hablaremos luego, parece que irremediablemente perdidos. En 2016 una nueva visita a estas escombreras permitió recuperar un importante lote de piezas de sílex y de restos de fauna.

ortofotos.jpg

Arriba, aspecto de la cantera de Koskobilo en 1945-46 (pseudo-ortofoto, fuente: Gobierno de Navarra). En moteado gris la extensión de la cantera, en moteado blanco la posición de las escombreras (según foto de Ruiz de Gaona, 1952). En el recuadro la posición aproximada de la cantera de los años 40 respecto al aspecto actual (2017) de la cantera (ortofoto, fuente:  Gobierno de Navarra). Abajo, vista de la cantera de Koskobilo tomada desde el SE (Ruiz de Gaona, 1952), se señalan dos puntos claves que son reconocibles en la pseudo-ortofoto superior, como son el parche de arbolado junto a la escombrera “b”, y el punto más alto de la cantera en la esquina SW de la misma. De hecho, debido al avance hacia el SW de la explotación de la cantera, es probable que la escombrera “b” fuese anterior en el tiempo a la escombrera “a”. (Arlegi et al. 2018)

El yacimiento de Koskobilo se descubre en 1940 tras una voladura que dejó al descubierto una sima de unos doce a catorce metros de profundidad colmatada de sedimento y con restos de huesos de animales. Estos restos fueron recogidos por Máximo Ruiz de Gaona (Ruiz de Gaona, 1941), quien con la ayuda del paleontólogo Gómez Llueca identificó restos de hipopótamo (Hippopotamus sp.), grandes bóvidos (Bos/Bison), rinocerontes (“Rhinoceros megarhinus”), caballos (Equus ferus), leopardo (Panthera pardus), hiena (Crocuta crocuta), oso pardo (Ursus arctos) y oso de las cavernas (U. spelaeus), así como diferentes especies de cérvidos y cápridos, a los que se añadieron algunos restos de castor. Posteriormente, Crusafont y Villalta publicaron en detalle los restos de castor (Castor fiber). En los años 50 el propio Ruiz de Gaona vuelve a recoger más restos en las escombreras de la cantera, siendo esta la primera vez en la que se hace mención de restos arqueológicos de industria lítica (Ruiz de Gaona, 1952). En 1955 J.M. Barandiarán recogió también algunos restos que posteriormente estudió M.A. Beguiristain (Beguiristain, 1974). Estas colecciones han sido objeto de estudio y de cierta polémica desde el momento de su descubrimiento por las interpretaciones contrapuestas de unos y otros autores. A pesar de estas discrepancias parece que hay un cierto consenso en considerar que en el yacimiento hay restos del Paleolítico Antiguo, Musterienses, Gravetienses y Solutrenses.

La nueva investigación se ha centrado en la revisión de las colecciones existentes y en el análisis detallado de los materiales recuperados en 2016. Los resultados indican que parece probable que los materiales provienen de dos depósitos diferentes. El primero con fauna del Pleistoceno Medio con ejemplos de hipopótamo, oso tibetano y posiblemente también macaco.

Dop6yD6W4AA8aj-.jpg:large

Imagen virtual en vista oclusal (arriba) y bucal (abajo) de fragmento distal de M 3 derecho de Macaca sylvanus. Abajo a la derecha fotografía en vista bucal del fósil original (Arlegi et al. 2018)

A este momento podrían asignarse algunas de las piezas de la colección Ruiz de Gaona, más concretamente el bifaz y la raedera convergente de ofita, así como algunas de las piezas más alteradas con tecnología propia del Paleolítico Medio recogidas por nosotros en las escombreras de la cantera. Estos restos recuerdan al Paleolítico Medio Antiguo de otros yacimientos como Arlanpe, Lezetxiki o El Castillo.

Screenshot from 2018-10-22 17-27-50.png

Bifaz de ofita publicado por Vallespí y Ruiz de Gaona (1974)

En el registro de fauna tendríamos representado también el Pleistoceno Superior, con osos de las cavernas que no deben ser más recientes de 25.000 años y que probablemente están relacionados con algunas de las evidencias líticas musterienses, auriñacienses (raspadores carenados, buriles de Vachons) y gravetienses (buriles de Noailles y de Raysse)

Finalmente nos encontramos con el conjunto Solutrense, al que no puede asignarse con claridad ningún conjunto faunístico. En este conjunto, el más abundante, destacan resultando especialmente llamativa la abundancia de lascas de reducción bifacial y preformas bifaciales que indican la existencia de un taller para la fabricación de piezas foliáceas, único en toda la zona Norte de la Península.

Figura foliaceas

Restos de industria lítica recuperados en la escombrera sur de Koskobilo en 2016. 1) Fragmento mesial de foliácea ligera, origen del sílex indeterminado; 2) Fragmento de preforma de punta bifacial, sílex de Urbasa; 3) Fragmento mesial de punta de foliácea unifacial, sílex de Urbasa; 4) Fragmento de preforma de punta bifacial, sílex de Urbasa; 5-8) Lascas de façonnage bifacial, sílex de Urbasa. (Arlegi et al., 2018)

Una vez más la reflexión es semejante a la que la que hicimos para otros yacimientos como Atxubita o Atxgakoa, la destrucción provocada por las canteras en una época en la que había poco o ningún interés por el patrimonio prehistórico nos ha impedido conocer el que probablemente fue el yacimiento paleolítico más importante de Nafarroa. A pesar de esta destrucción hemos podido dar algo de luz a este yacimiento y hoy en día podemos asegurar que en Koskobilo se dio una de las ocupaciones más antiguas del territorio y que probablemente en este lugar estuvo el taller de puntas solutrenses más importante de todo el Norte de la Península.

Referencias:

Arlegi, M., Rios-Garaizar, J., Rodríguez-Hidalgo, A., López-Horgue, M.A., Gómez-Olivencia, A., 2018. Koskobilo (Olazti, Nafarroa): nuevos hallazgos y revisión de las colecciones. Munibe (Antropologia-Arkeologia) 69.

Beguiristain, M.A., 1974. La colección Barandiarán de Coscobilo de Olazagutía. Príncipe de Viana 136-137, 345-401.

Ruiz de Gaona, M., 1941. Un yacimiento de mamíferos pleistocénicos en Olazagutía (Navarra). Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural 39, 155-160.

Ruiz de Gaona, M., 1952. Noticia del hallazgo y destrucción del yacimiento paleolítico superior más importante de Navarra. Actas del Primer Congreso Internacional de Estudios Pirenáicos, San Sebastián 1950, 157-168. Instituto de Estudios Pirenaicos.

Vallespí Pérez, E., Ruiz de Gaona, M., 1971. Piezas inéditas de tradición achelense en las series líticas de Coscobilo de Olazagutía (Navarra). Munibe 23(2-3), 375-384.

 

Anuncios

Read Full Post »

Seguimos con la serie de yacimientos víctimas de las canteras en el País Vasco que iniciamos con la cueva de Atxubita. En este caso nos ocupamos de otra cueva vizcaína, Atxagakoa, que aunque actualmente se encuentra totalmente destruida, pudo ser excavada en un pequeño testigo. Esta excavación proporcionó evidencias arqueológicas y paleontológicas del final del Pleistoceno medio e inicios del superior, que actualmente se conservan en el Arkeologi Museoa de Bilbao (Garate Maidagan 2012).

El yacimiento de Atxagakoa se descubrió en 1959, cuando todavía la cueva permanecía más o menos intacta. Según E. Nolte (1968) el yacimiento era” importante desde el punto de vista paleontológico, pues fueron hallados en una calicata efectuada en la entrada restos de osos, caballos, toros salvajes, etc. La entrada primitiva permanece completamente cegada, y solo se conserva su sección longitudinal, pudiendo entrar a esta cavidad por otro agujero practicado a unos 25 m. de aquélla“.

El paleontólogo J. Altuna estudió el conjunto de fauna recuperado por el G.E.V. certificando la presencia de Crocuta crocuta (Altuna 1974). Posteriormente en 1978  C. Fernández Ibáñez visita Atxagakoa y describe: “De dicha cavidad actualmente, tan sólo resta el corte longitudinal de su umbral, junto a un gran trozo de su relleno en el farallón del testigo que la cantera de Atxagakoa ha dejado en mitad de la extracción” (C. Fernández Ibáñez 1981 pp. 428). Esta descripción que coincide exactamente con la situación que se encontrará el último equipo que ha trabajado en el yacimiento. Además en esta visita C. Fernández recogió además algunos restos óseos entre los cuales J. Altuna determinó un P2 Izquierdo de Dicerorhinus. En esta misma publicación se aconseja ejecutar una campaña de salvamento sobre el testigo antes de su destrucción. Por último P. Castaños estudió también el conjunto de fauna en el marco de su tesis doctoral certificando la presencia de Canis lupus  y Gran Bóvido (Castaños 1986).

En el Catálogo de Cuevas y Simas de Bizkaia (G.E.V. 1985) se describe Atxagakoa como cueva destruida por el laboreo de la cantera (pp. 63-64). Esta misma cantera destruyó también el yacimiento de Ginerradi o Peña Forua de la que hablaremos en otro momento, y dos simas Atxagakoa I y II, en las que no se documentó ningún hallazgo ni arqueológico ni paleontológico.

En el año 2004 se presentó el hallazgo de restos paleontológicos y arqueológicos procedentes de un testigo de 3,60x 1,60x 1,70 m. de la cueva de Atxagakoa. Este testigo se excavó entre 2002 y 2004 en una serie de campañas de urgencia promovidas por la Diputación Foral de Bizkaia y ejecutadas por arqueólogos de Agiri, bajo la dirección de J. C. López Quintana (López Quintana et al. 2005, Castaños 2010). La secuencia identificada consta de varios niveles, siendo los más interesantes los correspondientes al complejo Inferior (Almk) y los del complejo Intermedio (Amc/Amk-i).

En el complejo inferior se recuperó un pequeño conjunto de macrofauna entre los que destacan los herbívoros, ciervo y corzo, siendo los carnívoros menos numerosos. La microfauna indica un clima poco riguroso, templado y húmedo en el que se reconoce la presencia de Apodemus. En este complejo se recuperó asimismo un pequeño conjunto de industria lítica en sílex y materias primas locales “que puede correlacionarse con el desarrollo de los complejos industriales musterienses” (López Quintana 2010 pp 64). Aunque inicialmente se propuso una edad correspondiente con el inicio de la glaciación Wurmiense (ca. 90-70.000 años BP- López Quintana et al. 2004), una serie de dataciones obtenidas mediante racemización de aminoácidos, pendientes de confirmación, sugieren que este complejo estratigráfico ” pudiera situarse en los momentos finales del Pleistoceno medio” (López Quintana 2010 pp 64).

Equipo de arqueólogos en la excavación (107 Kb.) http://www.bizkaia.net/home2/Archivos/DPTO4/Noticias/Imagenes/1022_ATG-P-17.JPG

Equipo de arqueólogos en la excavación de Atxagakoa. http://www.bizkaia.net/home2/Archivos/DPTO4/Noticias/Imagenes/1022_ATG-P-17.JPG

El complejo intermedio ofreció un conjunto de fauna más numeroso en el que de nuevo destaca la presencia de ciervo, junto a grandes bóvidos, corzo y caballo. Los carnívoros son mucho más numerosos que en el Complejo Inferior destacando el lobo, la hiena y el oso pardo. Esto indica que en este momento la cueva sirvió como guarida para estos depredadores (López Quintana et al. 2005, Castaños 2010). Coincidiendo con este aumento en la proporción de carnívoros las evidencias de presencia humana son muy escasas, limitándose a unas pocas lascas. Los datos de microfauna indican en este caso un progresivo enfriamiento, que coincidiría con el inicio de la glaciación Wurmiense. Finalmente los dos niveles situados a techo de la secuencia son prácticamente estériles.

El conocimiento que se tiene de las ocupaciones de la cueva de Atxagakoa es muy limitado, ya que sólo se pudo excavar un pequeño testigo conservado en un área probablemente marginal respecto a la zona principal de ocupación. En este sentido la destrucción de la cueva por el avance de la cantera entre el año 1959 y 1979 ha privado a la arqueología vizcaína de una importante evidencia para el estudio del tránsito entre el Pleistoceno medio y el superior, un periodo que por el momento solo está representado en los yacimientos de Arlanpe (Lemoa) y quizás Axlor (Dima) (Rios-Garaizar et al. 2011, González Urquijo et al. 2008). A pesar de ello, la cuidadosa excavación del testigo por parte del equipo de López Quintana ha permitido contextualizar las ocupaciones de humanos y carnívoros en la cueva de Atxagakoa, evidenciando un descenso en la intensidad de la presencia humana entre el fin del Pleistoceno medio y los inicios del superior. Asimismo,las ocupaciones de la cueva de Atxagakoa refuerzan la idea de que, al final del Pleistoceno medio, los grupos de Neandertales explotan tanto las estribaciones montañosas de los montes vascos, desde yacimientos (Arlanpe, Axlor y Lezetxiki) situados en zonas abruptas cercanas a puntos estratégicos como pasos de montaña o confluencias de ríos; como la zona costera, desde yacimientos situados cerca de las desembocaduras de grandes ríos tanto al aire libre (Uribe Kosta) como en cueva (Atxagakoa).

Referencias

Altuna, J. (1974). Hallazgos de mamíferos pleistocenos en Vizcaya. Kobie (Paleoantropología), 5, 37–39.

Castaños, P. (1986). Los macromamíferos del Pleistoceno y Holoceno de Vizcaya. Faunas asociadas a yacimientos arqueológicos. Universidad del País vasco.

Castaños, P. (2010). Nuevas cavidades con carnívoros y humanos del Cantábrico Oriental. In E. Baquedano & J. Rosell, eds. Zona Arqueológica, No 13, Reunión de científicos sobre cubiles de hiena (y otros grandes carnívoros) en los yacimientos arqueológicos de la Península Ibérica (1. 2009. Alcalá de Henares). Alcalá de Henares: Vicepresidencia, Consejería de Cultura y Deporte y Portavocía del Gobierno. Museo Arqueológico Regional, pp. 262–268.

Fernández Ibáñez, C. (1981). Últimos descubrimientos de Paleontología Cuaternaria en cavernas vizcaínas. Boletín Geológico y Minero, 92(6), 423–428.

Garate Maidagan, D. (2012). Neandertales y Cromañones. Los primeros pobladores de Bizkaia. Guías del Arkeologi Museoa 2. Bilbao: Diputación Foral de Bizkaia, Bizkaikoa y Arkeologi Museoa.

González Urquijo, J. E., Ibáñez Estévez, J. J., & Rios-Garaizar, J. (2008). Axlor. Arkeoikuska, 2007, 218–223.

Grupo Espeleológico Vizcaíno. (1985). Catálogo de Cuevas de Vizcaya (p. 364). Bilbao: Diputación Foral de Vizcaya.

López Quintana, J.C. (2010). El patrimonio arqueológico en cuevas de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. In ADES, ed. Urdaibai. Catálogo de cuevas y simas. Vitoria-Gasteiz: Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco, pp. 57–71.

López Quintana, J. C., Castaños Ugarte, P., & Guenaga Lizaso, A. (2004). La cueva de Atxagakoa (Forua): primeros indicios de ocupación humana en Urdaibai y biodiversidad faunística pleistocénica. In J. Unzueta & M. Mendizabal (Eds.), Patrimonio Cultural. IX Jornadas de Urdaibai sobre Desarrollo Sostenible. 27 y 28 de noviembre de 2003. (pp. 101–106). Bilbao: Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco.

López Quintana, J.C. et al. (2005). La cueva de Atxagakoa (Forua, Bizkaia): ocupación humana y guarida de carnívoros durante el Musteriense en Urdaibai. Illunzar, 5, 11–24.

Nolte y Aramburu, E. (1968). Catálogo de simas y cuevas de la provincia de Vizcaya . Bilbao: Excma. Diputación de Vizcaya.

Rios-Garaizar, J. et al. (2011). The Lower to Middle Palaeolithic transition in northern Iberia: new data from Arlanpe Cave. Antiquity, 85(329). Available at: http://antiquity.ac.uk/projgall/rios-garaizar329/.

Read Full Post »

Uno de los mayores dramas para la arqueología prehistórica en el País Vasco ha sido la destrucción de yacimientos arqueológicos por muchas de las canteras de piedra caliza que jalonan el territorio. Actualmente las leyes de protección del patrimonio arqueológico y la concienciación ciudadana han puesto freno a esta destrucción incontrolada, pero en el pasado esto no ha sido siempre así. El yacimiento de Atxubita, en Lemoa (UTM 30N ETRS89:  517163.67 y: 4784265.82, z: 62), es uno de los ejemplos más claros de esta situación. Se trata de uno de los primeros yacimientos arqueológicos descubiertos en Bizkaia (1900) y ya en el momento de su descubrimiento se hallaba prácticamente destruido por una cantera de caliza destinada a la producción de cal y de grava para las carreteras.

La nota de Puig y Larraz (1900), que reproducimos en texto y en facsímil a continuación, relata el hallazgo del yacimiento por Juan Uriarte y Eizaga, por aquel entonces estudiante de Ingeniería de Caminos en Madrid. La descripción de las circunstancias del hallazgo y la naturaleza de los materiales son descritas de manera detallada por lo que podemos reconstruir algunas de las características de este yacimiento. La cueva descrita es de grandes dimensiones, unos 150 m2 “formando un amplio anchurón” y de piso plano. El sedimento se describe como arcilla ferruginosa que en algunos puntos llegaba a obturar los conductos de la cavidad. El Grupo Espeleológico Vasco (G.E.V.) recoge en el catálogo de 1959 la existencia de tres cuevas Atxubita I, II y III (Nolte y Aramburu 1960). Posteriormente, tras una nueva visita en 1969 E. Nolte y Aramburu (1971) localiza el punto donde al parecer, antes de la destrucción por la cantera, se abrían tres bocas de cueva, una de las cuales se correspondía, según supo por informadores locales, con las descripción recogida por Puig y Larraz. Nolte se encuentra la cueva ya prácticamente destruida quedando sólo “la parte final de algunas galerías que han aparecido posteriormente al extraer caliza” (Nolte y Aramburu: 1971:360). J. L. Marcos Muñoz en la carta arqueológica de 1982 recoge una descripción semejante a la de E. Nolte y Aramburu: “…La cueva se halla situada entre los kilómetros 15 y 16 de la carretera C-240 y a mano izquierda de la carretera dirección Lemoa en una cantera hoy en desuso, cuyos trabajos de extracción de piedra han provocado la destrucción de la caverna… Totalmente destruida. Solo quedan restos de zonas interiores de las galerías” (Marcos Muñoz 1982: 168).

Atxubita

Cueva de Atxubita en 1969 (Nolte y Aramburu 1971)

En el año 2004 visité los restos de la cueva de Atxubita, junto a Asier Gómez-Olivencia y Diego Garate, tras observar el fondo de la cavidad descubierto por unas obras de urbanización. En esta visita pudimos constatar la presencia de abundantes rellenos sedimentarios, que en algunos puntos alcanzaban el techo de la caverna, así como la existencia de espeleotemas, coladas estalagmíticas, etc. Desgraciadamente no consideramos en el momento muestrear esos sedimentos y pocas semanas después los restos de la cueva habían desaparecido completamente por dichas obras.

Atxubita0001

Estado de la cueva de Atxubita en 2004

En su exploración inicial, Juan Uriarte descubrió un interesante conjunto arqueológico que describió de manera detallada a Puig y Larraz. Entre los restos de fauna destaca la presencia de reno, en lo que constituye tal vez la primera referencia al reno en la Cornisa Cantábrica (Gómez-Olivencia et al in press). Además del reno también se hace referencia a otras especies pleistocenas como la hiena o el uro (antepasado del ganado bovíno cuya presencia se extiende al Holoceno). Además de los restos de fauna se citan un parietal y un peroné humanos, pertenecientes a un individuo “no del todo formado”. En cuanto al conjunto industrial se describen “varias puntas de flecha y de lanza, varias hachas y fragmentos diversos de sílex sin pulimentar… así como un útil fabricado de hueso y varios fragmentos afilados de cuerna de ciervo o reno… trozos de cerámica basta…puntas de flecha o cuchillitos de cuarzo hialino” (Puig y Larraz 1900: 269). Estos materiales se encuentran actualmente en paradero desconocido. Inicialmente, tal y como recoge Puig y Larraz, los materiales fueron regalados por Juan Uriarte a la Escuela de Caminos de Madrid (Puig y Larraz 1900: 268-269). En 1969 E. Nolte y Aramburu inquiere al Secretario General de la Escuela de Caminos información acerca del paradero de estos restos, la respuesta sugiere que estos restos no se encontraban ya allí, posiblemente porque desapareciesen durante la Guerra Civil española: “…puestos al habla con el profesor de Geología de esta Escuela, nos ha comunicado que no existe en el Laboratorio de Geología nada referente al hallazgo de una cueva con restos… no dudamos que sea cierta la cita de Puig y Larraz, pero hay que tener en cuenta que en el año 1936 con ocasión de la guerra, los locales de la Escuela estuvieron transformados en cuartel, por lo que no es extraño que hubiesen desaparecido en esa fecha” (Nolte y Aramburu: 1971:359).

En definitiva, el yacimiento arrasado y los materiales perdidos. Desgraciadamente con la destrucción de Atxubita perdimos la oportunidad de conocer una interesante secuencia arqueopaleontológica, que incluiría tanto elementos del Paleolítico como seguramente de la Prehistoria reciente, situado además en un área estratégica, en la confluencia de los valles de Arratia y Lemoa, en  la que el único otro yacimiento paleolítico conocido es el de Arlanpe.

Puig y Larraz 1900

Puig y Larraz 1900

ResearchBlogging.org

Nolte y Aramburu, Ernesto (1971). Nota sobre nuevos yacimientos prehistóricos en cuevas de las provincias de Vizcaya y norte de Burgos Munibe, 23 (2/3), 355-373

Puig y Larraz, G. (1900). Hallazgo de una cueva con restos humanos y de mamíferos en Lemona (Vizcaya) por el Sr. Uriarte y Eizaga Actas de la Sociedad Española de Historia Natural, XXIX, 268-269

Marcos Muñoz, J. L. (1982). Carta arqueológica de Vizcaya. Primera parte: yacimientos en cueva Cuadernos de Deusto, 8

Nolte y Aramburu, Ernesto (1960). Catálogo de fenómenos espeleológicos de la provincia de Vizcaya Revista de la facultad de ciencias de la Universidad de Oviedo, 1 (2), 263-270

Gómez-Olivencia, Asier, Arceredillo, Diego, Álvarez-Lao, Diego, Garate, Diego, San Pedro, Ziortza, Castaños, Pedro, & Rios-Garaizar, Joseba (accepted, in press). New evidences of the presence of reindeer (Rangifer tarandus) on the Iberian Peninsula in the Pleistocene. An archaeopaleontological and chronological reassessment Boreas

Read Full Post »