Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Dataciones’

En Agosto del año 2008 excavando en el sector de entrada de la cueva de Arlanpe (Lemoa, Bizkaia) nos topamos con un gran bloque de caliza en uno de los límites de la zona excavada. En aquel momento no podíamos ni sospechar el valor y la relevancia de dicho bloque, así que decidimos dejarlo en su sitio. Tres años después, en la última campaña que realizamos en Arlanpe, acometimos una limpieza de un derrumbe de una de las secciones que se había producido en invierno. Al recuperar el corte de la excavación extrajimos el bloque de su sitio, y al darle la vuelta para sacarlo vimos que tenía una serie de líneas grabadas en uno de los lados largos y estrechos.

Vista de la Peña donde se encuentra Arlanpe desde el Barrio de Gandarias (Lemoa)

Vista de la Peña donde se encuentra Arlanpe desde el Barrio de Gandarias (Lemoa) (J. Rios-Garaizar)

Todos nos emocionamos mucho y también nos pusimos un poco nerviosos. La excavación se paralizó en aquel momento y todos proponíamos nuestras interpretaciones del grabado. Teniendo en cuenta que la pieza estaba cubierta de sedimento y que solo se veía con claridad una línea curvada, las ideas que surgieron fueron de lo más variopintas, desde un pez al lomo de algún cuadrúpedo. Ese día el especialista en arte del equipo, Diego Garate, no se encontraba en la cueva, así que hubimos de esperar al día siguiente para conocer su opinión. A los pocos minutos de examinar el bloque Diego nos dijo que probablemente se trataba de una representación femenina esquematizada.

Aspecto de la "Dama de Arlanpe" en el momento de su extracción el 4 de Agosto de 2011

Aspecto de la “Dama de Arlanpe” en el momento de su extracción el 4 de Agosto de 2011 (J. Rios-Garaizar)

Días después nos decidimos a bajar el bloque para limpiarlo y estudiarlo en condiciones. Eramos conscientes de la dificultad del proceso, ya que la pieza, de grandes dimensiones y peso (unos 70 kg), no era fácil de transportar en condiciones normales, así que en un sitio con las dificultades de acceso de la cueva de Arlanpe, la tarea parecía casi imposible. Así que me cargué a la espalda el bloque, sujeto en un arnés metálico, y acompañado de Fran, uno de los arqueólogos que colaboraba con nosotros. Al cruzar el pasamanos sobre el acantilado pude oír un chasquido e inmediatamente después el peso del bloque arrastrándome hacia la empinada ladera. Se había roto uno de los tirantes del arnés y sólo gracias a que estaba bien asegurado a la cuerda guía y a que Fran me sujetó, pude evitar caerme o que se cayese el bloque ladera abajo. A partir de ese momento se hicieron cargo del bloque Diego, Álvaro, Ander, Juancar y Fran, y no con pocas dificultades, incluyendo una empinada ladera y lograron trasladarlo más de 500 m por un camino muy accidentado, hasta el caserío Arlanpe, donde dejábamos los coches. Después en el Arkeologi Museoa, con la ayuda de la restauradora, Laura García, procedimos a la limpieza de la pieza. Posteriormente Theodoros Karanpaglidis, por aquel entonces técnico de multimedia del CENIEH, vino al museo con el escáner láser para realizar un modelo 3D del bloque.

Escaneando el bloque en el Arkeologi Museoa

Escaneando el bloque en el Arkeologi Museoa (J. Rios-Garaizar)

Ahora, cuatro años después de su descubrimiento, hemos visto por fin publicado el trabajo donde describimos el bloque y las figuras representadas, y donde discutimos además las implicaciones que esto tiene para comprender la función de la cueva de Arlanpe durante el Magdaleniense. También nos ha servido para comprender algunas cuestiones realmente interesantes como la unidad cultural en torno a determinados símbolos durante este periodo, o las implicaciones que la datación temprana de estas manifestaciones de Arlanpe tiene para la comprensión del proceso de colonización del Norte de Europa al final de la última glaciación.

El bloque presenta una figura clara, que hemos denominado la “Dama de Arlanpe” (Arlanpeko Dama), en la que se han representado el torso, las piernas, los brazos y la cabeza. Esta figura se ajusta perfectamente al estilo y recursos de representación de las Figuras Femeninas Esquematizadas (FFS) o del tipo Gönnersdorf-Lalinde, que aparecen frecuentemente en el Magdaleniense Superior en Francia y Alemania. Además de ésta hay otras dos figuras apenas esbozadas, una de ellas con torso y brazos, y la otra solamente con el torso, que se ajustan también a este esquema, aunque no son tan evidentes. Además de estas figuras hay otros trazos grabados más difíciles de interpretar.

Fotografía de la "Dama de Arlanpe" y detalles de los grabados (D. Garate)

Fotografía de la “Dama de Arlanpe” y detalles de los grabados (D. Garate)

Resulta llamativa la presencia de este bloque grabado en un contexto que, por el resto de evidencias materiales, se ha interpretado como un modesto alto de caza, donde de manera puntual se realizaron algunas actividades relacionadas fundamentalmente con la reparación de armamento. El contexto al que se asocia el bloque ha sido fechado en torno a 17.500 calBP, esto es, en pleno Magdaleniense Medio. Por la posición del bloque y de los grabados es probable que este estuviese hincado en el suelo, con la cara principal mirando hacia la entrada de la cueva.  Estas evidencias nos han llevado a plantear que la cueva pudo tener algún tipo de función menos mundana. En este sentido parece que los usos rituales de cuevas durante el Magdaleniense Inferior y Medio son un fenómeno relativamente frecuente en la Región Cantábrica, como puede observarse en sitios como Erralla, Praile Aitz, el Juyo, El Mirón o La Garma A (Arias 2009).

Sin embargo el mayor interés radica en el carácter excepcional de esta pieza en la Región Cantábrica. Hasta el momento se habían identificado figuras semejantes en los conjuntos parietales de El Linar y Altamira en Cantabria, y en la cueva vizcaína de Arenaza (Garate 2004, Ripoll 1989). Estas posibles representaciones femeninas esquemáticas están apenas esbozadas y prácticamente lo único que puede identificarse en ellas es la unión del torso y las piernas. En otras regiones como las francesas de Perigord o Midi, este tipo de figuras son bastante comunes. Entre estas regiones y la Región Cantábrica existe una vinculación cultural evidente, que queda reforzada claramente con el bloque de la Dama de Arlanpe.

Figuras femeninas esquemáticas: Les Combarelles (C. Archambeau); b. Lalinde (A. Roussot); c. Magdeleine-la-Plaine (E. Ladier); d. Fronsac (B. and G. Delluc); e. and f. Gönnersdorf (G. Bosinski); g. Andernach (G. Bosinski); h. Hohlenstein-Bärenhole (G. Bosinski); i. El Linar (San Miguel y Muñoz); j. Arenaza (D. Garate); k. Altamira (S. Ripoll)

Figuras femeninas esquemáticas: Les Combarelles (C. Archambeau); b. Lalinde (A. Roussot); c. Magdeleine-la-Plaine (E. Ladier); d. Fronsac (B. and G. Delluc); e. and f. Gönnersdorf (G. Bosinski); g. Andernach (G. Bosinski); h. Hohlenstein-Bärenhole (G. Bosinski); i. El Linar (San Miguel y Muñoz); j. Arenaza (D. Garate); k. Altamira (S. Ripoll)

Además, las dataciones del Magdaleniense Medio de Arlanpe hacen de esta pieza una de los ejemplos más antiguos de este tipo de representaciones junto a las de la Magdeleine-la-Plaine, Villars, Gourdan o Mas-d’Azil, todas ellas en Francia. El hecho de que estas representaciones sean más recientes en el Centro y Norte de Europa que en la región Franco-Cantábrica sugiere que este tipo de símbolos se originaron en este área y que acompañaron a los grupos humanos que re-colonizaron el Norte de Europa al final de la última glaciación.

Mapa de distribución de las FFS en Europa (R. Bourrillon)

Mapa de distribución de las FFS en Europa (R. Bourrillon)

El “Bloque de las Venus de Arlanpe”, y especialmente la figura que hemos denominado la “Dama de Arlanpe”, son ejemplos notables del arte paleolítico tanto por su fuerza expresiva y su belleza como por las implicaciones que tienen para conocer la vida de estos grupos de cazadores-recolectores, o para abordar cuestiones como la relación cultural entre regiones geográficamente distantes o como los procesos de difusión de ideas y símbolos a lo largo de Europa.

Fotos y calcos de las figuras grabadas (D. Garate)

Fotos y calcos de las figuras grabadas (D. Garate)

Quiero acabar estas líneas con un sincero agradecimiento a todos los que han colaborado en las excavaciones de Arlanpe y al resto de firmantes del artículo. Quiero también señalar que hoy por hoy la pieza se encuentra almacenada en el Arkeologi Museoa de Bilbao, a la espera de que se incluya en la exposición para disfrute de todos los visitantes.

Referencia del artículo:

Rios-Garaizar, J., Garate, D., Bourrillon, R., Gómez-Olivencia, A., & Karampaglidis, T. (2015). The Venuses Block From Arlanpe Cave (Northern Iberian Peninsula): Implications for the Origins and Dispersion of Gönnersdorf-Lalinde Style Depictions Throughout the European Magdalenian. Oxford Journal of Archaeology, 34(4), 321–341. http://doi.org/10.1111/ojoa.12062

(academia)

Referencias:

Arias, P. (2009). Rites in the dark? An evaluation of the current evidence for ritual areas at Magdalenian cave sites. World Archaeology, 41(2), 262–294. http://doi.org/10.1080/00438240902843964

Garate, D. (2004). Nuevas investigaciones sobre el arte paleolítico de la cueva de Arenaza (Galdames, Bizkaia). Munibe, 56, 3–17. Retrieved from http://www.creap.fr/pdfs/Garate-Arenaza-Munibe-04.pdf

Rios-Garaizar, J., Garate Maidagan, D., & Gómez-Olivencia, A. (2013). La cueva de Arlanpe (Lemoa). Ocupaciones humanas desde el Paleolítico Medio Antiguo hasta la Prehistoria Reciente. Kobie serie BAI 3. Bilbao: Diputación Foral de Bizkaia. Retrieved from http://www.bizkaia.net/fitxategiak/04/ondarea/Kobie/PDF/7/Kobie_BAI_3_web.pdf

Ripoll, S. (1988/1989). Representaciones femeninas de la Cueva de Altamira (Santillana del Mar, Cantabria). Ars Praehistorica, VII/VIII, 69–86. Retrieved from https://www.researchgate.net/publication/275033241_Representaciones_femeninas_de_la_Cueva_de_Altamira_%28Santillana_del_Mar_Cantabria%29

Anuncios

Read Full Post »

Se acaba de publicar en la revista Radiocarbon un artículo de Reimer et al. en el que se presenta una revisión de las curvas de calibración IntCal09 y Marine09, usando para ello medidas nuevas en anillos de árboles, macrorrestos de plantas, espeleotemas, corales y foraminíferos. Las curvas de calibración son fundamentales para convertir las medidas obtenidas del análisis de C14 en fechas de calendario o dataciones “reales”, lo cual ofrece un mejor marco temporal que permite, por ejemplo, situar nuestros eventos arqueológicos en relación con la evolución climática global.

Las diferencias entre la IntCal09 y la IntCal13 apenas muestran cambios significativos hasta unos 14 cal kBP, sin embargo las diferencias a partir de ca. 22 uncal kBP (unos 25 cal kBP), son muy significativas, suponiendo que un resultado de C14 de ca. 29 uncal kBP, una vez calibrado, es unos 1000 años más antiguo si usamos la curva de 2013. Este “envejecimiento” es generalizado, aunque con matices, para las dataciones entre 22 y 35 uncal kBP.

Imagen

Esto tiene implicaciones relevantes a la hora de evaluar algunos procesos de cambio histórico que se producen en estas fechas, como el tránsito entre el Auriñaciense y el Gravetiense o el inicio del Solutrense. Por ejemplo, algunas de las dataciones obtenidas para los niveles del Auriñaciense Evolucionado y del Gravetiense antiguo de Aitzbitarte III, ofrecerían resultados calibrados sensiblemente más antiguos (y con una horquilla más amplia) que los realizados con la IntCal09.

Esperemos que pronto incorporen esta nueva curva, que además fue validada en la 21st International Radiocarbon conference en Julio de 2012, en los programas de calibración de uso corriente como el OxCal o el CalPal.

Referencia:

Reimer, P.J., Bard, E., Bayliss, A., Beck, J.W., Blackwell, P.G., Bronk Ramsey, C., Buck, C.E., Cheng, H., Edwards, R.L., Friedrich, M., Grootes, P.M., Guilderson, T.P., Haflidason, H., Hajdas, I., Hatté, C., Heaton, T.J., Hoffmann, D.L., Hogg, A.G., Hughen, K.A., Kaiser, K.F., Kromer, B., Manning, S.W., Niu, M., Reimer, R.W., Richards, D.A., Scott, E.M., Southon, J.R., Staff, R.A., Turney, C.S.M., van der Plicht, J., 2013. IntCal13 and Marine13 Radiocarbon Age Calibration Curves 0–50,000 Years cal BP. Radiocarbon; Vol 55, No 4 (2013) 55, 1869–1887.

Read Full Post »

En el número 25 del Periódico de Atapuerca publiqué este artículo sobre el Chatelperroniense (pp. 10). Debido a los lógicos problemas de espacio de un formato como este hubo que comprimir el contenido del artículo, aquí tenéis la versión “extendida”:

El Chatelperroniense es uno de los tecnocomplejos paleolíticos que ha despertado mayor interés en las últimas décadas. Inicialmente fue interpretado como una cultura del Paleolítico Superior hasta que, a finales de los 70 y comienzos de los 80, esta imagen cambió. La aparición en los yacimientos franceses de Arcy sur Cure y Saint Cesaire de restos de neandertal asociados a niveles Chatelperronienses abrió un intenso debate acerca de su naturaleza y de su significado en el proceso de tránsito del Paleolítico Medio al Superior y de extinción de los neandertales.

Actualmente el Chatelperroniense se caracteriza por una industria lítica muy avanzada, en la que destacan los núcleos laminares de explotación bipolar y un utillaje característico compuesto fundamentalmente por puntas de Chatelperrón, raspadores sobre lasca y láminas de retoque marginal. Dentro de la industria ósea se documentan azagayas, punzones, retocadores y alisadores. Además en algunos yacimientos, especialmente en el de de Arcy-Sur-Cure, se han recuperado numerosos objetos de adorno realizados en diente y hueso (Caron et al 2011).

La cronología de este tecnocomplejo está actualmente en revisión. Su cercanía al límite de aplicación del C14 había provocado en el pasado numerosas incertidumbres sobre las dataciones. Los nuevos resultados ofrecidos por las dataciones de muestras tratadas mediante ultrafiltración (Hublin et al 2011) sitúan el Chatelperroniense entre hace 40-45.000 años (dataciones calibradas).

La dispersión geográfica de los yacimientos Chatelperronienses es reducida, se documentan cuatro focos principales, uno en torno a la región de París, otro en Dordoña, otro en Charente y finalmente uno en el País Vasco. Los tipos de yacimientos son muy variables, destacando, además de las largas secuencias en cueva como Quinçay o Arcy-Sur-Cure, los yacimientos al aire libre como Tambourets, Vieux-Coutets o Le Basté. En la Península Ibérica sólo encontramos evidencias chatelperronienses en la región cantábrica. Destacan los yacimientos de Morín (Maiilo Fernández, 2005), que presenta una industria con rasgos arcaicos, Labeko Koba, interpretado como un alto de caza (Rios et al 2012a), y el recientemente descubierto yacimiento al aire libre de Aranbaltza (Rios et al 2012b).

Mapa chatelperroniense2-02

Mapa del occidente europeo con la localización de los principales yacimientos Chatelperronienses (base cartográfica Eric Gaba – Wikimedia Commons user: Sting) /Imagen:JosebaRíosGaraizar/CENIEH

Actualmente se está produciendo un intenso debate acerca de la naturaleza del Chatelperroniense. Una de las posturas defendida con mayor intensidad en los últimos años, fundamentalmente por J. Zilhao y F. d’Errico, plantea que el Chatelperroniense es un producto original de los Neandertales, cuyas sociedades están cambiando antes de la llegada de los Humanos Modernos a Europa (d’Errico et al 1998). Otros, como P. Mellars, piensan que el Chatelperroniense es una especie de imitación del Auriñaciense, resultado del contacto y aculturación entre Humanos Modernos y Neandertales. Otros como J.-J- Hublin o M. Roussel defienden que las características avanzadas del Chatelperroniense se producen por una difusión de Humanos Modernos establecidos en el Centro y Este de Europa (Hublin et al 2012). Finalmente J-G. Bordes y O. Bar-Yosef plantean la posibilidad de que la asociación entre restos de neandertal y niveles Chatelperronienses sea falsa y que este tecnocomplejo sea, de hecho, un producto de los primeros Humanos Modernos que alcanzan el occidente europeo Bar-Yosef & Bordes 2010). En los próximos años seguramente se profundizará en este debate, no obstante parece que sólo la aparición de nuevas e incontestables evidencias podrá arrojar algo de luz sobre el mismo.

ResearchBlogging.org
Bar-Yosef O, & Bordes JG (2010). Who were the makers of the Châtelperronian culture? Journal of human evolution, 59 (5), 586-93 PMID: 20692683

Caron F, d’Errico F, Del Moral P, Santos F, & Zilhão J (2011). The reality of Neandertal symbolic behavior at the Grotte du Renne, Arcy-sur-Cure, France. PloS one, 6 (6) PMID: 21738702

d’Errico, F, Zilhao, J, Julien, M, Baffier, D, Pelegrin, J, Conrad, N.J, Demars, P.-Y, Hublin, J.J, Mellars, P, Mussi, M, Svoboda, J, Taborin, Y, Toscano, L.G.V, & White, R (1998). Neanderthal Acculturation in Western Europe?: A Critical Review of the Evidence and Its Interpretation [and Comments and Reply] Current Anthropology, 39 DOI: 10.1086/204689

Hublin JJ, Talamo S, Julien M, David F, Connet N, Bodu P, Vandermeersch B, & Richards MP (2012). Radiocarbon dates from the Grotte du Renne and Saint-Césaire support a Neandertal origin for the Châtelperronian. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 109 (46), 18743-8 PMID: 23112183

Maillo Fernández, J. M (2005). La producción laminar en el Chatelperroniense de Cueva Morín: modalidades, intenciones y objetivos Trabajos de Prehistoria, 62, 47-64

Rios-Garaizar, J, Arrizabalaga, A, & Villaluenga, A (2012). Haltes de chasse du Châtelperronien de la Péninsule Ibérique L’Anthropologie, 116, 532-549 DOI: 10.1016/j.anthro.2012.10.001

Rios-Garaizar, J, Libano Silvente, I, & Garate Maidagan, D (2012). El yacimiento chatelperroniense al aire libre de Aranbaltza (Barrika, Euskadi) Munibe (Antropologia-Arkeologia), 63, 81-92

Read Full Post »